ERC ya ha puesto sus condiciones para ofrecer su abstención a la investidura de Pedro Sánchez. El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, se muestra disponible para ayudar a investir a Sánchez siempre que asuma el “compromiso de crear una mesa de negociación y diálogo entre iguales”.

Noticias relacionadas

En declaraciones a Catalunya Ràdio, el número dos del Ejecutivo catalán ha sido muy duro con Sánchez por sus declaraciones sobre la situación catalana y le ha afeado que haya “abrazado el relato de Ciudadanos”. Pese a todo, Aragonès ha abierto la puerta a dialogar: “Lo que hace falta es hablar”, porque “estaremos a favor de una salida política y democrática”, ha dicho.

Aragonés recalca que le toca a Sánchez tomar la iniciativa ahora, porque ERC no está dispuesta a ofrecer su abstención gratis, como en julio: “No se puede pedir confianza ciega porque han pasado muchas cosas” y “la posición de ERC no será la misma que en julio”. Aragonés fue, de hecho, tajante: “Ahora estamos en el no, y cuando se muevan, veremos”.

ERC plantea así al Gobierno volver al escenario de Pedralbes, puesto que Aragonès ha recordado que “fueron ellos quienes se levantaron de la mesa”. Así que, “o volveremos al escenario de negociación política, o en un escenario de cronificación del conflicto no nos encontrarán”, ha advertido.

El vicepresidente del Govern ha llamado este miércoles a la ciudadanía a "no aflojar" en sus movilizaciones contra la sentencia del "procés" porque es "importante que haya una ciudadanía movilizada para que el Gobierno se mueva", ha argumentado.

"Necesitamos una mesa de diálogo y negociación, pero necesitamos a la gente movilizada, porque no podemos aflojar", en alusión a las protestas de carácter no violento en contra de la sentencia.

Preguntado por el coste que tienen para la economía catalana las movilizaciones en contra de este fallo, ha apuntado que no hay "cálculos automáticos" porque "si hay dificultades en el transporte de mercancías, hay alternativas para hacerlo".

En cualquier caso, ha dicho que "para evitar que las movilizaciones afecten a la actividad económica se debe ir a las causas del problema y no a los síntomas".

"Todos aquellos agentes sociales y económicos que crean que hay que superar la situación actual, que nos ayuden a convencer al Gobierno español de que hay que encontrar una solución política", ha señalado Aragonès, que ha asegurado desconocer quién está detrás de la plataforma Tsunami Democràtic.