La gota fría que ha devastado el sureste peninsular está ya remitiendo, pese a que este domingo se ha mantenido el aviso amarillo a 14 provincias del centro peninsular. Ahora, sus efectos continúan causando estragos en el área del Mediterráneo, donde afectados y administraciones han comenzado a evaluar los destrozos en la zona. La crecida de los ríos que ha causado graves inundaciones es ahora uno de los principales problemas. 

Aunque las fuerza de las lluvias se ha debilitado, la descarga de agua de la DANA -Depresión Aislada en Niveles Altos- en las últimas jornadas, en las que se han contabilizado seis muertes, ha obligado a realizar nuevas evacuaciones ante las inundaciones y daños, y a mantener cerradas varias vías de comunicación. Muchas localidades sufren importantes inundaciones que en algunos casos han obligado a evacuar las viviendas de los vecinos. 

En una visita a las zonas afectadas, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, se ha declarado "absolutamente sobrecogida y afectada" tras comprobar "in situ" los "dantescos" efectos de la DANA en Alicante y Murcia, donde ha comprometido la ayuda de las fuerzas armadas "hasta el final".

Junto a ella, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha advertido a la población del sur de la región de que siga extremando la prudencia porque, aunque ha dejado de llover, el riesgo se centra en las crecidas del río Segura, que baja "muy alto".

De hecho, el río Segura ha vertido al mar alrededor de 51 hectómetros cúbicos durante estos días, una cantidad que equivale a alrededor de 20.500 piscinas olímpicas. Según han calculado expertos en materia hidrográfica, que han señalado que la cantidad podría haber sido incluso mucho mayor, porque solamente el pantano de Santomera (Murcia) ha retenido un incremento estimado de unos 19 hectómetros más de los que tenía hace una semana.

Según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el desplazamiento este sábado de la DANA hacia el oeste ha dado un respiro al área mediterránea, aunque todavía con chubascos de cierta intensidad que no han activado los avisos.

La Aemet prevé que en los próximos días persista la inestabilidad, que dará lugar a chubascos y tormentas en áreas del interior peninsular, sobre todo en la mitad norte y zona centro, asociadas al calentamiento diurno, pero en principio no alcanzarán la intensidad del fin de semana que en Madrid ha provocado numerosas balsas de agua e inundaciones en varias localidades, además del corte de algunas carreteras y del Metro, y ha llevado a activar el nivel 1 del Plan Territorial de Protección Civil (Platercam).

Evacuaciones y cortes de luz

Durante la madrugada del sábado, unas 1.500 personas han tenido que ser desalojadas de forma ordenada y sin heridos de un cámping del término municipal de Crevillente (Alicante) a causa de una crecida de aguas; de ellos, 310 han sido realojados provisionalmente en el interior de dos polideportivos de la localidad. Poco después la Guardia Civil ha desalojado un camping cercano de la localidad de Guardamar debido al riesgo de una avenida de agua.

A estos incidentes se ha sumado una nueva rotura en la mota del río Segura que ha venido a añadirse a una anterior en el puente que une Algorfa a Almoradí, también en Alicante.

Un hombre pasea con su perro en una zona llena de agua en Alicante Efe

Hasta allí se han desplazado dos equipos del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército, que ha reforzado la presencia de efectivos en las zonas afectadas con 200 soldados más -hasta los 1.400- para avisar a la población de que evacuen y localizar a los ciudadanos con movilidad reducida para subirlos a pisos altos.

En la Comunidad Valenciana permanecían cerradas una veintena de carreteras, aunque el suministro de luz se ha restablecido en el municipio de Almoradí y la localidad de Dolores ha recuperado el servicio de telefonía fija y móvil.

Los vecinos de la Vega Baja del Segura, la comarca alicantina que ha quedado inundada tras el paso de la gota fría y el desbordamiento del río Segura, empiezan a tomar conciencia de cómo han quedado dañadas sus viviendas y pertenencias tras la marcha del agua y la limpieza del barro.

El Rey reunido con presidentes autonómicos

Un despliegue inédito militar de profesionales y vehículos, camiones, embarcaciones, drones y helicópteros tratan de auxiliar en todas estas zonas a las personas afectadas y de paliar las consecuencias del temporal.

El rey Felipe VI ha departido este domingo con los presidentes autonómicos de Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia para interesarse por la situación que viven sus respectivos territorios tras las inundaciones causadas por la gota fría.

Fuentes de la administraciones regionales han confirmado las llamadas telefónicas del jefe del Estado a Juan Manuel Moreno, Emiliano García-Page, Ximo Puig y Fernando López Miras.