Las placas que el Ayuntamiento de San Sebastián colocó en recuerdo a cinco víctimas de ETA en la avenida de la Libertad han amanecido este viernes saboteadas. En concreto, se las ha pintado con un spray negro que impide que se lea los nombres de los asesinados en un atentado que tuvo lugar el 4 de octubre de 1976. El Ayuntamiento, no obstante, las ha limpiado en cuestión de horas.

Noticias relacionadas

El Consistorio donostiarra instaló el pasado mes de marzo cinco placas en la avenida de la Libertad, en el mismo lugar en el que un comando de ETA asesinó a cinco personas. Los criminales ametrallaron el vehículo oficial del presidente de la diputación de Guipúzcoa, Juan María Araluce, quien perdió la vida en el quirófano.

En el atentado también murieron el chófer, José María Elícegui Díez, así como los tres policías que ejercían de escolta, Alfredo García González, Luis Francisco Sanz Flores y Antonio Palomo Pérez.

La iniciativa del Ayuntamiento de San Sebastián seguía los pasos de los stolperstein colocados en diferentes puntos de Europa; piedras o placas instaladas en el suelo, obligando al viandante a agachar la cabeza para leer los nombres de las víctimas del nazismo.

Al acto de presentación de las placas asistieron familiares de las cinco víctimas de ETA, que agradecieron al Consistorio el gesto.

El sabotaje ha sido denunciado a través de redes sociales por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

El Ayuntamiento ya ha anunciado que limpiarán las placas:

El alcalde de la localidad, Eneko Goia, ha condenado el "injustificable ataque" a las placas:

El Ayuntamiento ha limpiado las placas en cuestión de horas, como refleja la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en su cuenta de Twitter: