Las calles de San Sebastián contarán con placas en recuerdo a las víctimas del terrorismo. Tendrán una dimensión de 25 por 25 centímetros, llevarán el nombre de la persona asesinada, el grupo terrorista autor del atentado y la fecha del mismo. Además, se colocarán en el suelo, a imagen de recuerdos similares en Europa, principalmente en Alemania.

Noticias relacionadas

Fuentes del Ayuntamiento de San Sebastián consultadas por EL ESPAÑOL han detallado que las primeras placas se colocarán el próximo 23 de marzo en la avenida de la Libertad. En este caso se recordará al presidente de la Diputación de Guipúzcoa, Juan María Araluce, su chófer, José María Elícegui, y sus escoltas, Antonio Palomo Pérez, Luis Francisco Sanz Flores y Alfredo García, todos ellos asesinados por un comando de ETA el 4 de octubre de 1976.

"Estas serán las primeras placas que se coloquen en la ciudad como recuerdo y homenaje individualizado", detallan fuentes del Consistorio. Y añaden: "Las placas se colocarán en el suelo y serán individuales".

La medida se ha adoptado por el Ayuntamiento en colaboración con la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), "siempre respetando la voluntad de las familias de los asesinados".

La mayoría de los asesinados por terrorismo en San Sebastián son víctimas de ETA, pero también las hay de los Comandos Autónomos Anticapitalistas (una escisión de la propia ETA) o del Batallón Vasco Español, entre otros.

Los 'stolpersteine'

Las placas colocadas en el suelo emulan a los stolpersteine, término alemán con el que se designan a las piedras colocadas en el camino para que el caminante tropiece con las mismas. En las ciudades alemanas están dispuestas en los lugares en los que los nazis cometieron sus crímenes, recordando a sus víctimas.