El independentismo recupera la mayoría absoluta en el Parlament después de que los diputados de JxCat Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull hayan formalizado este viernes su renuncia al escaño tras haber sido elegidos diputados del Congreso en las pasadas elecciones generales, lo mismo que hará Laura Borràs el lunes. Los tres serán excarcelados para recoger sus actas de diputados. 

Noticias relacionadas

El Parlament tiene 135 escaños, pero desde el verano del año pasado cinco de ellos no podían votar: Rull, Turull, Sànchez, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el exconseller de Salud Toni Comín.

Así, a la práctica, el Parlament se había quedado desde entonces con 130 parlamentarios con derecho a voto, produciéndose un empate a 65 entre el bloque independentista -ERC (31), JxCat (30) y la CUP (4)- y el no independentista -Cs (36), PSC (17), Comunes (8) y PP (4)-.

Según el reglamento del Parlament, cuando las votaciones dan empate, tienen que repetirse y, si el empate no se deshace, las iniciativas se rechazan, lo que a la práctica suponía una situación de bloqueo para la Cámara.

En estos casi 10 meses de un Parlament sin mayoría independentista, JxCat y ERC, los dos partidos que sustentan al Govern en la Cámara, han llegado a perder casi un centenar de votaciones y han tenido que retirar leyes del orden del día por temor a que fueran rechazadas.

Recuperar la mayoría independentista no les garantiza del todo la estabilidad, ya que los 4 diputados de la CUP se han mostrado muy críticos con la labor del Govern en este mandato -porque lo ven tibio en la defensa de la independencia y los derechos sociales- y pueden seguir forzándole a que pierda votaciones.

Puigdemont sigue sin poder votar

Puigdemont y Comín seguirán sin poder votar, pero se da la circunstancia de que ambos se presentan a las elecciones europeas y, si logran el escaño y consiguen poder ejercerlo --no está claro por sus problemas judiciales- también está previsto que dejen el Parlament.

Recientemente, Puigdemont ya anunció que su intención es dejar el acta de diputado en la Cámara catalana si es elegido eurodiputado después del 26 de mayo, pese a que ello conlleve no poder cumplir su promesa electoral clave: restituir el Govern anterior con él como presidente de la Generalitat, ya que para este cargo es imprescindible tener escaño en la Cámara.