Era un día señalado en rojo en el calendario. Cuando Pablo y su chica decidieron comprometerse y dar un paso en su relación, ni siquiera se vislumbraba que él, un habitual del grupo municipal popular en Segovia, pudiera ser el cabeza de lista en las siguientes elecciones. Por eso, qué mejor fecha que el 25 de mayo, con la primavera en su cénit, para celebrar la boda. Qué más daría que coincidiera con la jornada de reflexión.

Ahora, unos meses más tarde, su rostro inunda las callejuelas de la ciudad castellanoleonesa. Pablo Pérez, candidato del PP a la alcaldía. Su designación fue la gran sorpresa de las listas en Segovia, plaza socialista desde hace 20 años. Porque Pablo Pérez Coronado (1984), ojos azules, espalda ancha, era, hasta no hace demasiado, el presidente de Nuevas Generaciones. Compañero de correrías de Pablo Casado, su nombramiento corrió a cargo de la dirección nacional.

Pese a pertenecer a la formación municipal, Pérez estaba hasta hace unos meses un poco alejado de la primera línea. “Sabíamos que las elecciones eran el 26 y que muchos de los invitados a la boda iban a ser gente que está en política, pero que no tenían problema en venir el 25”. Además, su novia, Paloma, es devota de la Virgen y deseaba casarse en el Mes de María.

"Antes se movían las elecciones"

“Le propuse cambiar la fecha, pero ella decía que antes la Junta Electoral cambiaba el día de las elecciones que ella el día de la boda. Y yo no iba a llamar a la Junta para pedirles mover la fecha”, dice entre risas.

Lo cierto es que la política siempre ha ido de la mano de la pareja. Se conocieron haciendo campaña electoral en Nuevas Generaciones, hace ahora 8 años. En un equipo, repartiendo octavillas por las calles de la ciudad para la candidatura de Jesús Postigo. “Y, entre flyer y flyer, surgió el amor”, reconoce.

Pablo Pérez y su prometida, Paloma. Filmstinct https://www.filmstinct.com/

—¿Prima la ideología a la hora de enamorarse?

—Lo que importa es la persona. El PP siempre ha sido muy amplio en cuanto a ideas y ha abarcado todo tipo de derechas. Paloma y yo somos diferentes, ella es afiliada también, no comparte todo lo que yo pienso aunque ambos creamos en el PP, cada uno con un sentimiento ideológico algo diferente. Eso es lo bonito de este partido.

Con Casado y con Abascal

Pérez abandera en su ciudad el tiempo de los antiguos jóvenes del partido, aquellos que arrancaron con las Nuevas Generaciones y que hoy copan puestos destacados en la formación, comenzando por la dirección nacional. “Es muy buena la regeneración interna de los partidos, porque si no la haces, te la imponen. Pero tiene que ser paulatina. Esa gente experta en gestión que tenemos, son nuestros referentes. Un Juan Vicente Herrera, un Núñez Feijóo”, enumera.

Lo cierto es que el arranque de las carreras de los ex NNGG suele ser convergente. Inquietudes políticas en la adolescencia y admiración por la vieja guardia del partido, encabezada por José María Aznar. “Para mucha gente joven de esa época nuestro referente fue, sin duda, Aznar. Después, Mayor Oreja, María San Gil, Alejo Vidal-Quadras. Me gustaban, eran un equipo muy bueno e ideológicamente fantástico. Muy reflejado en el PP de Rajoy, también”.

En los inicios no sólo coincidió con Casado, también lo hizo con el hoy presidente de Vox, Santiago Abascal, a quien se refiere como “Santi”. Hicieron campaña juntos en el País Vasco y Abascal también impartió conferencias en Segovia invitado por Pérez.

“Desde que Santi se fue, el PP no ha cambiado en nada, sigue siendo el mismo partido. Él nunca ha estado en un partido que fuera 'derechita cobarde' ni ha estado en un partido que fuera 'veleta azul'. Se equivoca y es consciente. Lo hace para intentar arrastrar votos, pero es mentira", asegura.

Ni a Casado ni a Abascal les ha dirigido invitación para la ceremonia, que se celebrará el próximo sábado tras dos intensas semanas de campaña. Aunque sí contará con rostros conocidos de la política castellanoleonesa. 

El PP segoviano es optimista y cree que hay posibilidades de recuperar la alcaldía, pero será imprescindible hacerlo de la mano de otros partidos. Por eso, Pablo Pérez no tendrá ni luna de miel ni viaje. La pareja ha suspendido los vuelos a Tokio: "Tocará hablar de pactos". Es la mayor concesión que el candidato ha hecho a su formación en lo tocante a su boda. Porque, ¿sonará el himno popular en la celebración? Y Pablo Pérez rompe a reír: “¡No!”.