El informe postelectoral que ha realizado el CIS a casi 2.000 andaluces que participaron en las elecciones autonómicas del pasado 2 de diciembre desvela que el 32,7% de los electores votaron, en mayor o menor medida, influidos por los sondeos. En concreto, el 7,4% asegura que las encuestas le condicionaron "bastante", el 2,7% dijo que actuó "muy influido" por los resultados que auguraban las encuestas, y el 22,6% de los encuestados reconoció que los resultados de las encuestas les afectó, aunque "poco".

Noticias relacionadas

Estos datos contradicen una de las sentencias del presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Felix Tezanos, que en su reciente comparecencia en el Congreso restó capacidad de influencia en el electorado a las encuestas: "En España ha habido periódicos que se han inventado encuestas de institutos que no existen pensando que eso da réditos a algunos partidos y no es verdad". La oposición, particularmente PP y Ciudadanos, han acusado a Tezanos de prodigarse como "un actor político", tratando de generar opinión e influir con los sondeos en el electorado.

Según el estudio poselectoral del CIS en Andalucía, entre los ciudadanos que aseguraron que los sondeos influyeron "mucho" en su voto, los mayores porcentajes se dan entre quienes votaron a Unidos Podemos en las elecciones generales de 2016 (4,8%) y Cs (3,4%).

La tesis de Tezanos es que, cada vez más, las elecciones se deciden "en la última semana de campaña", justo cuando la normativa electoral española impide publicar sondeos, y por lo tanto, la influencia de los estudios demoscópicos en la conformación de la opinión del votante sería mínima. El presidente del CIS ha legado a sostener que "un tercio de los votantes incluso decidirá su voto el propio día de las elecciones".