El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, lo tiene claro. La visión de España del PSOE es constitucionalista y, por lo tanto, defensora del Estado descentralizado y las identidades plurales. 

Noticias relacionadas

"Tenemos una visión que no tiene por qué coincidir con esa casposa, de una España en la que todos tenemos que ser toreros y cazadores. Y lo dice alguien que lo puede decir, porque mi padre fue matador de toros. Pero eso no me lleva a imponer a nadie su gusto ni afición. ¿Quién tiene derecho a decir lo que hay que hacer? Sólo ha faltado alguno que dijera que tenemos que ser cazadores y recolectores previos al neolítico. ¿Pero esto qué es?", se ha preguntado ante centenares de militantes en Alcorcón (Madrid), donde el PSOE presentaba a candidatos a las elecciones municipales. La defensa de la caza, la pesca y los toros forma parte de los mensajes habituales de Vox y el PP. 

El también ministro de Fomento ha sugerido que el centroderecha quiere hacer retroceder a España hasta tiempos de la dictadura. "La identidad es de todos y nadie nos la impone. Y desde luego nos nos van a imponer ese españolismo trasnochado, excluyente, que perseguía a media España, que tenía en el exilio a lo mejor de este país [...] ¿Esa España nos quieren devolver? ¿Y estos dicen que son constitucionalistas? Que no nos den ninguna lección ni de libertad ni de constitucionalismo", ha advertido. 

Ábalos ha recordado que algunos partidos que ahora defienden la Constitución titubearon durante la Transición, en referencia a Alianza Popular, que se partió por la mitad en 1978 con 8 votos a favor de la Carta Magna, cinco en contra y tres abstenciones. Años después, AP se refundaría como el PP. 

La derecha no es constitucionalista

"La Constitución no es una serie de artículos, primero es una conquista democrática. El consticionalismo está vinculado a la Ilustración y más tarde a la socialdemocracia. La visión moderna del constitucionalismo es obra de los socialdemócratas. Que no venga ninguna derecha a decir que es constitucionalista porque no lo es. No lo es aunque crea que tiene que cumplir con el articulado", ha advertido. 

"¿Se puede ser xenófobo y constitucionalista? No, porque no respeta la dignidad de las personas". "¿Se puede ser un misógino y un constitucionalista? Tampoco", ha dicho en una referencia a Vox, a quien no citó.

"Este país es tan curioso... Decíamos que no teníamos ultraderecha. La teníamos y todos los sabíamos. Lo que pasa es que estaba muy calentita en el PP. A algunos se les acabó la mamandurria, que diría la Esperanza, y montaron un nuevo partido", según él. 

Gobierno contra la derecha

Ábalos también ha criticado "el nivel de prejuicio y de imbecilidad", de "debates de cuñado, de no aportar un dato. En términos de eficiencia, ¿sabéis lo que ha representado la descentralización en España? ¿Ha sido un obstáculo al desarrollo?", se preguntó retóricamente.

"A este Gobierno le queda mucho por hacer [...] mucha tarea que hacer, mucha Justicia que hacer y mucho daño que reparar, no nos vamos ni nos vamos a ir. A la derecha se le hace insoportable que estemos ahí. Y no les vamos a dar ese gusto. Aunque sea sólo por eso", ha dicho.