Las grabaciones comprometedoras vuelven al Congreso de los Diputados. Pero, en esta ocasión, quien siente la presión no es la ministra de Justicia, Dolores Delgado, sino la ex número dos del PP, María Dolores de Cospedal, sobre la que han trascendido audios en los que se prueba una relación próxima con el excomisario José Manuel Villarejo, al que encargó "trabajos puntuales" en una reunión en la que participó la también exministra junto a su marido, Ignacio López del Hierro. 

Noticias relacionadas

El nuevo encontronazo tuvo lugar en la pregunta parlamentaria del líder del PP, Pablo Casado, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero también con la cuestión dirigida a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Al final de su respuesta, cuando el líder del PP no podía ya responder, Sánchez aprovechó para arremeter contra el nuevo líder del PP, elegido con el apoyo explícito de Cospedal.

"Si tiene que romper con alguien, rompa con el pasado más turbio del PP", ha dicho Sánchez al ser preguntado por si pretendía romper con los partidos independentistas. ¿"Qué favores debe usted a algún diputado o diputada para no luchar contra la corrupción y abrir de una vez por todas la regeneración en el PP?", se ha preguntado Sánchez, en una clara alusión a Cospedal, protagonista de muchos medios de comunicación en los últimos días. 

Después, en otra pregunta, la vicepresidenta ha ido más allá al acusar a Cospedal de "intentar pagar para obstruir la Justicia" al excomisario Villarejo. Según ella, las diferencias entre Delgado y Cospedal son notorias. Delgado se reunió en 2009 con él de manera privada en un restaurante cuando era una "ciudadana" [aunque era fiscal de la Audiencia Nacional] mientras que Cospedal lo hizo como número dos del partido y en la sede del partido. Media un "abismo" entre ambos casos, según Calvo. 

Cabalgar el tigre independentista

Durante su pregunta al presidente, Casado advirtió a Sánchez contra los peligros del independentismo. "No se puede cabalgar un tigre, pero tampoco se puede cebarlo a la vista de todo el mundo", según Casado. "Ese tigre no se va a convertir en vegetariano e igual lo acaba devorando a usted mismo", le ha advertido tras criticar el "victimismo hipócrita" del presidente, al que ha pedido "sentido de Estado" para luchar contra las "madrasas nacionalistas" y "TV3, que es el Nodo de Cataluña".

"En vez de preguntar, deberían de contestar", pidió por su parte Calvo, sobre la corrupción, destacando que, según las encuestas la corrupción está en el "segundo lugar de preocupación" de los españoles. "Y la identifican con ustedes", ha advertido. Según ella, el modelo de José María Aznar, de quien Casado es cercano, no es el óptimo pues tiene "tres ministros en la cárcel".