Manchas de sangre tras el motín del CIE de Aluche.

Manchas de sangre tras el motín del CIE de Aluche.

España

El relato de los policías tras la "guerra" del CIE Aluche: "Tragamos polvo de extintores"

Noticias relacionadas

Balance del pasado 19 de octubre: once agentes y un interno herido. Es el resultado del último motín vivido en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, en Madrid. Una cifra tras la que se construye el relato de los policías que, por momentos, se vieron desbordados por la violencia de los amotinados. Hablan de situaciones críticas en un episodio que se escribió con tintes de "guerra", tal y como señalan fuentes implicadas.

Entre grupos de WhatsApp de agentes de la Policía Nacional circula un mensaje redactado por uno de los policías desplegados que trata de ser un "reconocimiento" hacia todos aquellos compañeros que intervinieron en el motín. Hablan de la "incertidumbre" de no saber qué había ocurrido con alguno de sus colegas que se había quedado aislado; de la violencia que utilizaron los internos, que recurrieron a los extintores y otros objetos contundentes con el ánimo de escapar del centro.

"En la tarde del 19 de octubre de 2018 hubo un intento de fuga del CIE, donde un compañero, echándole valor y coraje, se encerró en una de las salidas", reza el mensaje. Según explican, el agente impidió que "unos 15 fugados" pudieran salir al patio interior del centro. Lo hizo atrancando un banco contra una de las puertas de acceso. Cabe recordar que los amotinados, la mayoría de ellos argelinos, sí alcanzaron la enfermería del CIE.

Desperfectos en el CIE de Aluche tras el motín del sábado

"Otros diez compañeros, con dos bancos, las defensas y tragando el polvo de los extintores, impidieron que los fugados se marcharan por la comisaría de Latina", prosigue el relato. Las dependencias de la Policía Nacional en el distrito de La Latina comunican directamente con las del CIE. "No dieron un paso atrás, con la incertidumbre de si nuestro compañero [en referencia al que impedía la salida al patio interior] estaba siendo agredido o algo peor".

Según explican, los fugados, "al ver que no tenían salida", retrocedieron y regresaron de nuevo en el CIE. Allí, "los compañeros de Z (patrullas de la Policía Nacional), UPR (Unidad de Prevención y Reacción) junto con GOR de Latina (Grupo Operativo de Respuesta), se esforzaban en controlar algo que no era nada fácil, y donde una cantidad importante de compañeros salieron bastantes lesionados".

Desde diferentes sindicatos policiales se ha insistido en la necesidad de reforzar los CIE con un mayor número de agentes para garantizar la seguridad de los propios policías y de los internos.