El PSOE sigue preparando la moción de censura a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, por el escándalo de su supuesto máster obtenido en la Universidad Rey Juan Carlos.

Noticias relacionadas

Los socialistas creen tener este viernes más motivos para acabar con el Gobierno del PP tras la decisiones de la institución académica de suspender al director del máster, expedientar a la funcionaria que cambió las notas y poner en marcha una auditoría sobre ese tipo de títulos. 

Pero la moción de censura, que no tiene fecha y tiene como límite a su debate el 7 de mayo, no prosperará sin el apoyo de Ciudadanos. Por ese motivo, el número tres del partido, José Luis Ábalos, ha pedido en rueda de prensa a Ciudadanos que apoye la iniciativa, que cuenta ya con el apoyo de Podemos y a la que, de celebrarse, sólo le haría falta un voto para prosperar. 

"A Ciudadanos hay que decirle que llegado a este punto, lo que tiene que hacer es apoyar la moción", ha pedido Ábalos. "Si Rivera es incapaz" de tomar la decisión, que "dé libertad de voto a sus diputados. Que les libere la conciencia. Que efectivamente no nos hace falta más que un voto, un voto por la decencia", ha pedido.

La polémica de José Manuel Franco

El número tres del partido ha desvinculado la polémica de Cifuentes de la que afecta al líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, que durante años incluyó en su ficha en la Asamblea de Madrid una licenciatura en Matemáticas que nunca completó. 

A Ábalos le parece "grave" que Franco hubiese incluido en su currículum esa licenciatura junto a la que sí completó en Derecho. "No me parece bien presentar currículums que no sean propios", ha dicho, pero Franco lo corrigió "hace muchos años", recordó, concretamente en 2003. 

Para el secretario de Organización, el caso de Franco no se puede comparar con el de Cifuentes, porque sobre ella pesa la sospecha de la falsedad documental, que es un delito, y la manera en la que se ha defendido la presidenta "ha provocado la ruina en personas concretas”, "trastornos físicos y psíquicos” a profesionales y que muchos estudiantes se cuestionen sus títulos, ha dicho.