Carmena contra Carmena. Partido entre dos equipos con una misma camiseta, la del Ayuntamiento de Madrid. Los concejales miembros de Ganemos, una de las corrientes que engrosa el Gobierno municipal, amenazan a la alcaldesa con ponerle una denuncia si no impide el derribo del Taller de Artillería de Chamberí, ubicado en la calle Raimundo Fernández Villaverde.

Noticias relacionadas

Neomudejar, blanco y aladrillado, fue la primera construcción de hormigón armado de la ciudad, levantada en 1899. Aquel proyecto estrella fue encargado por el ministerio de Guerra, que buscaba alojamiento para su laboratorio militar. En 2014 se vendió a una inmobiliaria por 111 millones de euros. Los pisos estaban al caer, pero hacía falta que el pleno consistorial aprobara una modificación parcial del plan de Urbanismo que permitiera su demolición. Carmena la hizo posible compartiendo postura con el PP, pero los concejales de Ganemos, igual que ahora, se opusieron. Aquella votación a mano alzada cristalizó la división que existe entre las distintas fuerzas que nutren Ahora Madrid, la candidatura que elevó a la exjueza hasta la Alcaldía.

Los concejales que desafían a Carmena

Los comunicados de Ganemos, como el publicado acerca de la demolición del Taller de Artillería, suelen golpear a la Alcaldía casi con más dureza que PP y Ciudadanos. "Se pueden hacer las cosas de otra forma", coinciden ediles contrarios a este movimiento municipalista. Al inicio de la legislatura, se vinculaba a Pablo Carmona, Celia Mayer, Guillermo Zapata, Montserrat Galcerán, Esther Gómez y Javier Barbero con Ganemos, pero un portavoz de esta agrupación prefiere no concretar quiénes siguen formando parte de su Asamblea para "no generar incomodidades en la Junta de Gobierno". ¿Ellos firman el comunicado? "Fue una decisión de las bases, entre las que se incluyen varios concejales. Al comentar que íbamos a lanzar este mensaje, nadie se ha opuesto. Por tanto, su apoyo está ahí, aunque de forma implícita", explica un dirigente de esta organización a EL ESPAÑOL.

A pesar del aldabonazo de Ganemos, la portavoz del Consistorio, Rita Maestre, ha reiterado que la demolición sigue en marcha, colocando dos "ventajas para los madrileños" sobre la mesa: la cooperativa constructora cederá una zona verde de 3.500 metros cuadrados y el solar necesario para la construcción de una escuela infantil. En clara referencia a las presiones de Ganemos, ha espetado: "La Junta es quien gobierna".

El Taller de Artillería fue construido en 1899. Jorge Barreno

"El Ayuntamiento continúa la política neoliberal"

De momento, sólo se podrá derribar la superficie del Taller de Artillería. La Comisión de Patrimonio Histórico estudia bajo tierra lo que parece un refugio antiaéreo construido durante la Guerra Civil, un motivo más, arguye Ganemos, para que el edificio sobreviva. En caso de que arranquen las grúas, "el Ayuntamiento estaría continuando la política urbanística noeoliberal mantenida por gobiernos anteriores", reza el comunicado.

El asunto también ha alcanzado la vertiente judicial y el fallo está a la vuelta de la esquina, aunque el dictamen del pleno -la modificación parcial del plan de Urbanismo- permite la demolición de la superficie. En palabras de Ganemos, el Ayuntamiento y la constructora tiene prisa por empezar para así "destruir el edificio histórico antes de que los tribunales puedan reconocer su protección y frustrar la operación inmobiliaria".

"Si no nos queda otro remedio, denunciaremos"

Fuentes de la Comisión del Patrimonio cuentan a este periódico que las obras pueden comenzar "siempre y cuando no se dañen las zonas del subsuelo que analizan los arqueólogos". Incluso se podría construir el garaje subterráneo, con la condición de respetar esa zona "a modo de burbuja".

Un miembro de Ganemos carga contra Rita Maestre y la Comisión: "Esas palabras son absurdas, propias de quien no tiene ni idea de construcción. Los edificios hay que cimentarlos en el subsuelo. ¿Qué van a poner entonces? ¿Una cabaña prefabricada?". En palabras de este dirigente, la demolición incurrirá "en un conjunto de irregularidades muy grave".

"Si no nos queda otro remedio, emprenderemos acciones legales y nos pondremos del lado de las asociaciones de vecinos y los ecologistas", concluye Ganemos en lo que supone un claro desafío a Manuela Carmena. Desde Cibeles, oídos sordos a este movimiento y, por ende, a varios de sus concejales. La demolición, adelante.