Buceando en la oscuridad en Tahoe

Buceando en la oscuridad en Tahoe iStock

Historias Salud mental

Qué es la talasofobia: el popular miedo del verano que podría arruinar tus vacaciones en la playa

Las fobias pueden crear miedos irracionales que pueden limitar nuestra vida diaria e incluso nuestros momentos de descanso. 

29 junio, 2022 03:33

Un pequeño pueblo costero en el Este de Estados Unidos. Un tiburón ataca a varias personas, pero el alcalde se niega a cerrar las playas por lo que podría suponer para las arcas locales. Esto no hace más que aumentar el número de muertos, mientras los vecinos continúan buscando al escuálido. 

Hoy, los efectos especiales de la película de Steven Spielberg, Tiburón, ya no resultan tan impactantes. Pero en el momento de su estreno, en 1975, sembró el caos mental en los espectadores y creó un auténtico pánico a lo que pudiera contener los océanos. Es lo que se conoce como la talasofobia

Fotograma de la película 'Tiburón'.

Fotograma de la película 'Tiburón'. Universal Pictures

Para la mayoría de las personas, ir a la costa en verano es una auténtica gozada. Bañarse en las mejores calas y hacer esnórquel para ver las maravillas que contiene el mar. Sin embargo, para una parte de la población, el mar abierto puede convertirse en un infierno azul

Según la revista médica estadounidense Healthline, la talasofobia es una “fobia intensa o miedo a las grandes masas de agua”, como el océano, el mar y los grandes lagos. La palabra proviene del griego thálassa (mar) y phobos (miedo). 

[100 años de ‘Tiburón’: los terribles acontecimientos en los que se basó el clásico del cine]

Qué puede desencadenarla

Por lo general, las fobias, según la doctora Vanesa Fernández, psicóloga y profesora de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), “pueden aparecer por lo que se llama condicionamiento clásico. Es decir, que la persona haya tenido una experiencia en la que lo ha pasado mal”. 

Otro de los principales motivos es por aprendizajes observacionales o por transmisión de información. Esto es, eventos que “no te han pasado personalmente, pero sabes que ha habido gente que los ha sufrido”. El ejemplo que pone Fernández es el de las personas que tienen miedo a volar: “La mayoría no ha tenido un accidente de avión, pero sabe sus consecuencias”.

Entonces, “las aguas profundas o las alturas son situaciones donde es muy probable que el ser humano tenga problemas”, indica Fernández. Y explica: “Tenemos guardado un instinto de supervivencia en los genes que nos dice: ¡oye!, a ser posible intenta evitar estas circunstancias”. Eso hace que algunos tipos de fobias sean mucho más fáciles de desarrollarse. 

Cuáles son sus síntomas 

La talasofobia comparte determinados síntomas con otras fobias específicas, como la claustrofobia —miedo a los espacios pequeños—. Su característica definitoria es que se desencadena por la exposición o pensamientos sobre las aguas profundas

Por tanto, las personas pueden experimentar la talasofobia de una forma diferente. Algunas pueden entrar en pánico cuando nadan en aguas profundas, están en una embarcación o cuando no pueden tocar con los pies el fondo de la piscina. Otras incluso experimentan un miedo irracional sólo con pensar en el océano o mirar imágenes de aguas profundas.

Imagen de archivo de un hombre perdido en el mar rodeado de tiburones.

Imagen de archivo de un hombre perdido en el mar rodeado de tiburones. iStock

María Hergueras es uno de los muchos casos de talasofobia, y cuenta que la desarrolló paulatinamente. “Este problema no ha sido de siempre, sino que surgió a raíz de tener que hacer competiciones en el mar por un triatlón. El primer año no tuve problemas, pero poco a poco empecé a desarrollar miedo y cada vez que entraba en el mar me entraba ansiedad”, explica. 

Su miedo se desarrolla principalmente por lo que pueda haber debajo de las aguas. "Me da pánico lo que pueda haber debajo del agua. Lo que pasa en mi mente es que siento que hay algo dentro del mar, que los bichos van a venir a por mí". 

Pero no sólo eso, sino que tampoco puede ver fotos ni vídeos del fondo del mar. "Me da mucha ansiedad", reconoce. Para Hergueras, es algo frustrante porque le encanta nadar, pero no es capaz de estar en ningún sitio donde no se pueda ver el fondo.

[Cómo saber si estoy teniendo un ataque de ansiedad y qué hacer para intentar calmarlo]

Qué soluciones hay 

Para la doctora Fernández, el tratamiento más eficaz para una fobia así es la terapia cognitiva-conductual, que consiste en una combinación de técnicas de relajación, de control cognitivo y de exposición

Se trata de “enseñar herramientas al paciente para gestionar su miedo a través de técnicas de relajación, el control de sus pensamientos y de las autoinstrucciones que se da en la situación". También a través de una "exposición programada y jerarquizada (de menos a más) a las situaciones que les da miedo”.

Esta última, para Fernández, es quizás la más importante para resolver este tipo de fobia. En todo caso, siempre es recomendable acudir a un profesional para que diagnostique el problema e indique las pautas para resolver la aparición de un problema como la talasofobia.