Mbappé está bajo el foco en Francia. La presión a la que se está sometiendo a la gran estrella gala es evidente; para lo bueno y para lo malo. Este jueves ha sido el hombre que ha llevado a su selección hasta la final de la Nations League, reivindicándose de las críticas que estaba recibiendo. En esto, Karim Benzema ha sido esencial para cuidar a un Kylian que está viviendo muchos frentes abiertos en su carrera: este y el del PSG.

Noticias relacionadas

El jugador fue el mejor de su selección en la semifinal, tirando de su equipo cuando peor lo estaba pasando. Después de una primera parte en la que adoleció poca mordiente y donde solo él estaba destacando con jugadas aisladas, cogió la responsabilidad de salvar la imagen pobre que estaba dando Francia y le dio la vuelta al partido. Era un momento decisivo y las críticas tras la eliminación de la Eurocopa siguen calientes. Kylian se reivindica, pero no quiere que se quede en esto. España se encontrará a Francia este domingo con Mbappé desatado.

Encontró en Benzema a su mejor socio y entre los dos hicieron los minutos más mágicos del conjunto francés. El del PSG dejó su impronta rompiendo a Carrasco y poniendo un balón al área en la que Griezmann se quedó a centímetros del primer tanto galo. Fue el aviso que hizo reaccionar a los franceses. El joven futbolista que estaba en boca de todos por lo sucedido este verano con su equipo y el Real Madrid y su cuestionado liderazgo con Francia puso un balón en el área para Benzema. El delantero merengue bailó y se sacó un zurdazo para batir a Courtois que, a pesar de su longitud, no consiguió llegar.

Karim Benzema y Kylian Mbappé celebran un gol durante el Bélgica - Francia REUTERS

Después, aunque Benzema es el habitual lanzador, le dejó el balón a Mbappé para que tirase el penalti que empataría el partido. Había una cuenta pendiente con todo el estado y lanzó un disparo a la perfección, ante el que Courtois no pudo hacer nada. Cuenta cobrada. Aún así, Kylian está en entredicho desde ese lanzamiento que falló en la Eurocopa y, a pesar de ser uno de los mejores del mundo, no todo el mundo en el país galo está entregado a su futbolista.

El lío con Francia

Lo sucedido este verano estuvo a punto de hacer que Mbappé dejase la selección. "Siempre he puesto a la selección francesa por encima de todo y lo pondré por encima de todo. Nunca he ganado un euro para jugar para la selección y podría jugar gratuitamente para mi país. Sobre todo, nunca he querido ser un problema. Pero desde el momento en el que la gente comenzó a decir que era un problema... Lo más importante es la selección francesa. Y si la selección francesa es más feliz sin mí, es así", explicaba en la famosa entrevista con L'Equipe.

Benzema ha sido uno de los futbolistas franceses que más han apoyado al todavía jugador del PSG, de hecho, este jueves le dejó ese penalti para que se resarciera de su error. Benzema y Mbappé desbordan química y por ello, si algo sucede con el futuro del joven delantero, el del Real Madrid lo conoce casi al instante. Karim sigue jugando su papel en mitad de los rumores de su posible llegada. De hecho, a Leonardo no le gusta esta complicidad.

Kylian Mbappé bate de penalti a Thibaut Courtois durante el Bélgica - Francia REUTERS

En lo que todos han visto como el comecocos para que fichase por el Real Madrid, Karim sabe que Kylian es el futuro de su país y necesita sacar su mejor versión para también conseguir algún título internacional. La amistad entre ambos ha llegado a tal punto que el delantero se ha inmiscuido en la polémica de su no fichaje. El jugador de la selección, durante su presencia en la convocatoria del parón que se está disputando, no dudó en dejar claro que acabará haciéndose.

El lío del PSG

También conoce lo que está viviendo en París con su afición y lo sucedido este verano. A Kylian le han pitado en su estadio, ha sido muy criticado por los suyos y en su ciudad le dan prácticamente por perdido, no le quieren y confían en lo que les puede dar Leo Messi. Eso es duro para él, porque quiere mucho al PSG y, de hecho, ha dejado claro que si se quería ir este verano, era para darle una retribución a cambio al conjunto francés. Ahí el cariño de Benzema ha sido clave.

Karim quiere jugar con Kylian y es el mejor aliado para convencerle de que no renueve y llegue este verano. De momento, el plan de Mbappé y del Real Madrid sigue caminando de la mano y tanto el jugador como el club blanco son conscientes de que van a tener que aguantar muchas idas y venidas en los próximos meses, pero se trata de un fichaje estratégico en todos los sentidos. Es la alianza que puede marcar la próxima década del mundo del fútbol.

Pero, por encima de todo, está cuidando de un jugador que, con su edad, podría verse muy afectado por la fuerte crítica que sufre prácticamente a diario. Este jueves Kylian se ha reivindicado, se ha echado a su selección a las espaldas y la ha clasificado para una nueva final. Ya les hizo ganar un Mundial y Benzema quiere ganar su primer título internacional con la Selección. La alianza está clara, tanto para su futuro como para el presente.

[Más información: Mbappé y Benzema remontan y Francia se cita con España en la final de la Nations League]