El debut oficial de Sergio Ramos con el PSG sigue en el aire. Y, con él, el reencuentro del central en un terreno de juego con Leo Messi. Acustumbrados a enfrentarse como rivales, y más en las posiciones que cada uno defiende, en París tendrán la oportunidad de celebrar juntos los goles. Eso si el camero acaba de recuperarse de unos problemas físicos que ya han suscitado polémica en Francia. El PSG da unos plazos, pero los medios del país otros.

Noticias relacionadas

La lesión de Ramos se produjo durante las primeras semanas de entrenamiento. El PSG confirmó entonces que por unas molestias en la pantorrilla, Sergio Ramos quedaba apartado del equipo hasta su recuperación. Una recuperación que no termina de llegar y que en los últimos días ha hecho saltar las alarmas en territorio francés. Medios como Infosport +, de hecho, confirmaron que Ramos iba a alargar su ausencia a hasta dos meses de baja.

La información era preocupante, pues un fichaje de la categoría de Sergio Ramos, estado dos meses parado, supondría un duro varapalo para la planificación de Pochettino y su equipo. El PSG, ante la fuerza que cogió la noticia, quiso salir al paso para dar unas fechas muy diferentes.

El conjunto francés, por medio de un comunicado, ha acortado el tiempo de baja a una sola semana. Según el PSG, estos próximos días Ramos volverá a entrenarse junto al resto del equipo y su debut oficial con el PSG, y por tanto con Messi, podría tener fecha la próxima semana.

"Lleva dos semanas en recuperación individual y reanudará el entrenamiento colectivo completo a principios de la semana que viene", han recalcado desde el cuadro galo en un intento de mantener la calma con Ramos, según recogen medios franceses. Por lo tanto, el salto al terreno de juego de Sergio Ramos y Leo Messi con un mismo equipo puede estar más cerca. Una imagen impensable hace dos años que se va a cumplir en plena crisis del mercado.

Las dos estrellas libres

La curiosidad de Sergio Ramos y Leo Messi es que han vivido una situación similar estos últimos meses. Ambos, por su gran rendimiento en los últimos años, eran los dos rostros más conocidos de toda la liga española. Las figuras clave para poder vender el producto en el exterior. Además, representando a los dos principales equipos de la competición. Por ello, el hecho de que salieran los dos en el mismo año era algo difícil de creer.

Sin embargo, la situación contractual era evidente. Tanto Messi como Ramos necesitaban renovar con los respectivos equipos. En caso de no hacerlo, tendrían total libertad para salir de forma gratuita. Y eso es finalmente lo que ha pasado. Ninguno de los dos ha dejado fondos en sus equipos y ambos han puesto rumbo al mismo club. Un PSG que cada vez está más en el punto de mira por su gestión económica y que, por el momento, no ha recibido ningún aviso de la UEFA por posible incumplimiento del Fair Play Financiero.

[Más información - Un vestuario imposible: las estrellas del PSG acercan a Mbappé al Real Madrid]