El Real Madrid podrá contar con Sergio Ramos para el último partido de la temporada. El capitán merengue ha superado la tendinosis del músculo semimembranoso de la pierna izquierda y estará a disposición de Zinedine Zidane desde este miércoles, aunque valorarán si debe entrenarse ya con el equipo o todavía hace una sesión en la que convine el trabajo individual y con el resto de sus compañeros. El camero está de nuevo a punto.

Noticias relacionadas

Ramos se ha entrenado durante los dos días libres que dio Zidane al resto de la plantilla. El también capitán de la Selección sabe que tiene que recuperar el ritmo de competición si quiere estar en la lista de Luis Enrique del próximo jueves 27 de mayo y por eso ha aprovechado estos días para fortalecer la zona afectada y terminar de recuperarse. El andaluz está bastante dolido con aquellos que no confiaban en que podía reaparecer y ha transformado esa sensación en ganas de demostrar su compromiso con la camiseta blanca.

Una reaparición que recuerda a la última. Sergio Ramos volvió directamente para ser titular en el partido contra el Chelsea. Su actuación no fue la mejor y muchos señalaron que todavía era pronto para que el camero jugara 90 minutos, más aún teniendo en cuenta la potencia física del rival que había delante. De hecho, una lesión muscular le ha hecho perderse los últimos tres partidos de Liga. El infortunio de los problemas físicos solo le ha permitido jugar cuatro partidos en todo 2021.

Este encuentro ante el Villarreal podría ser el último del capitán en el Real Madrid. Aunque lo último que se sabe es que Ramos ya habría dado un paso atrás en sus pretensiones y, tal como reveló Jorge Calabrés en El Bunker, estaría dispuesto a aceptar la rebaja salarial que puso el Madrid como condición en su oferta. La realidad es que de momento no hay más movimientos. La próxima semana será trascendental para la decisión final.

La gran decisión

Las buenas actuaciones de Éder Militao y Nacho durante su baja y la de Raphael Varane han demostrado al madridismo que hay vida en la defensa más allá del camero. Tanto es así que ha perdido su condición de imprescindible para la afición y eso juega en contra de su decisión para el futuro. Sus problemas físicos a sus 36 años también son un gran inconveniente a la hora de tratar de imponer sus altas pretensiones.

De momento, no ha trascendido que tenga alguna oferta de otro club para cambiar de aires. Aún así confía tener esta Eurocopa como escaparate para demostrar que sigue siendo ese central que no tiene comparación en todo el mundo. Mientras tanto, la entidad ha mostrado la máxima tranquilidad ante esta situación ya que entienden que con la presencia de Nacho y Militao, así como la llegada de Alaba -ante la también incertidumbre con el futuro de Varane- la posición de central está cubierta.

[Más información: La renovación de la defensa del Real Madrid 2021/2022: un fichaje, tres dudas y dos salidas]