Fede Valverde es una de las claves del Real Madrid para el partido de este miércoles y ha sido entrevistado en The Guardian antes del encuentro contra el Liverpool. El uruguayo reflexiona sobre sus orígenes humildes en Uruguay y habla sobre estar cumpliendo un sueño en el Madrid de Zidane junto a los mejores del mundo en el centro del campo (Modric, Kroos y Casemiro).

Noticias relacionadas

Valverde viene del fútbol uruguayo: "En Uruguay no todos los campos son de césped, ni siquiera en Primera, así que imagina en categorías inferiores. Son campos de tierra, grava. Vas a tirar un córner y hay un animal a tu lado. Te hace crecer, luchar, ser más fuerte. Es hermoso volver de un partido con la cara cubierta de tierra, el pelo lleno de barro y las botas llenas de piedras", dice.

Recuerda los tiempos de su compatriota Luis Suárez, ahora en el Atleti, en el Liverpool: "La mayoría de los uruguayos apoyan a equipos con uruguayos adentro y cuando Luis estaba allí, yo apoyaba a Luis. También le pasa a Cavani en el Manchester United. Ese año, todo el país apoyó al Liverpool".

Valverde y Lenglet disputan un balón por alto LALIGA

Ese sentimiento uruguayo también se reproduce en los propios jugadores, como la amistad que tienen Valverde y Giménez, también del Atleti, pese a la rivalidad entre sus equipos: "A veces dejamos el fútbol a un lado porque es lindo disfrutar de la familia, los niños. Pero incluso si estamos jugando con los niños, riéndonos, el fútbol siempre está de fondo. Siempre hay comentarios que ponen nerviosos unos a otros".

Valverde también cuenta cómo lo de descubrió Peñarol, club del que procedía cuando fichó por el Real Madrid. Todo fue a raíz de un trabajador de la entidad, que se fijó en él cuando solo jugaba en un equipo de su barrio, Estudiantes de la Unión. Allí estaba presente su madre, que vendía juguetes y ropa para niños. El ojeador se acercó y le dijo: "¿Es usted la madre del chico ese que está volando?". Lo siguiente fue su fichaje.

Modric-Casemiro-Kroos

Ahora en el Madrid se rinde a Zidane ("como entrenador y como persona") y a sus compañeros en el centro del campo: "Lo han ganado todo en España e internacionalmente. Las Champions le salen de las orejas. Si se fusionasen serían el jugador perfecto: Case siempre está atento a todo: fuerte, rápido, ve espacios que se abren, ve a los jugadores que llegan a presionar; Luka es dinámico, siempre ve el pase entre líneas; y Toni tiene la paciencia y la capacidad de jugar sin presión, como si estuviera en el patio de su casa".

Y les elogia aún más: "¿Qué podría ser mejor para mí que compartir vestuario con ellos? Solo tienes que mirarlos para aprender, y si te dan consejos, escucharlos. Casemiro fue especialmente útil, facilitando mi adaptación, encima de mí todo el tiempo. Cuando hay una rivalidad sana, te conviertes en un mejor equipo y me encanta tener esa competencia, tres jugadores que hacen casi imposible entrar. Me gusta el desafío, luchar para jugar. Y cuando juegas con ellos, lo disfrutas aún más", señala.

Anfield sin público

Para acabar, Valverde lamenta la ausencia de público en Anfield de cara al duelo de esta noche: "Me hubieses encantado haber jugado en un Anfield repleto: toda esa presión, con sus hinchas... Pfff. Esa es la magia del fútbol. No es lo mismo sin la energía extra de los hinchas, pero te adaptas. He jugado en campos sin césped y sin gradas, eso no es lo mejor, pero aún así sales a disfrutar el partido y a ganar. Intentaremos vencer al Liverpool", acaba.

[Más información: Militao y Nacho, contra la 'maldición' de Ramos y la revolución en verano]