La Selección vivió uno de los entrenamientos más surrealistas de su historia. El conjunto de Luis Enrique estaba en el Dinamo Arena realizando ejercicios ofensivos. Los jugadores se divertían tirando a puerta con sus piques habituales. Y, en ese momento, la luz de las instalaciones se fue por completo a oscuras a toda la plantilla. Jugadores como Sergio Ramos se quedaron sorprendidos mientras las cámaras de la Federación grababan sus reacciones.

Noticias relacionadas

El capitán de la Absoluta reflejó a la perfección la extraña situación que estaban observando en Georgia. "A lo largo de los años he vivido cosas, pero un apagón y una fumada tan grande como esta es histórico. Nos toca innovar en el vestuario, es lo que tiene. Estabamos casi terminando, o sea que buenas noches", relataba Sergio Ramos mientras ponía rumbo a los vestuarios.

"No se puede hacer nada, ¿no? Pues ya está". El capitán, junto al resto de sus compañeros, se marcharon al interior para ducharse, también a oscuras, y poner fin a una jornada para el olvido en cuanto a entrenamiento se refiere. Y es que minutos antes del apagón, los chicos de Luis Enrique también se vieron interrumpidos por la aparición de dos espontáneos en el terreno de juego.

España, debido a esos dos contratiempos, no pudo completar la sesión como estaba planificado desde un primer momento. La Selección redujo el tiempo de preparación sobre el terreno de juego y se marchó para preparar las últimas horas antes de la segunda jornada de la fase de clasificación. El conjunto nacional se enfrentará este domingo a las 18:00 horas a Georgia en un duelo que, tras el empate ante Grecia, no se puede volver a escapar.

Ramos, determinante

El camero llegaba tocado al parón por selecciones. Ramos fue baja en el último partido del Real Madrid ante el Celta por unas molestias y su viaje con la Selección estaba en el aire. Sin embargo, el capitán merengue acudió finalmente a la llamada de Luis Enrique e incluso fue titular en la primera jornada ante Grecia.

A los 45 minutos de juego, y tras el paso por vestuarios, Sergio Ramos se quedó en el interior y puso punto y final a su aparición en el césped. Las alarmas saltaron por una posible recaída, pero Luis Enrique explicó en la rueda de prensa posterior que todo estaba pactado y que Ramos se encontraba, a nivel físico, perfectamente.

"Está perfectamente y disponible para los siguientes compromisos", subrayó el seleccionador nacional tras el empate ante el conjunto heleno. Está por ver si Ramos repetirá titularidad ante Georgia y si seguirá el mismo plan de líder ante Kosovo. El Real Madrid, cabe recordar, tendrá que jugar El Clásico y la eliminatoria ante el Liverpool en una semana de abril determinante para su futuro.

[Más información - Rodrygo revoluciona las redes con su madridismo: del vídeo viral de las obras al golazo de Cardona]