Jornada completamente fuera de lo normal en el seno de la Selección. El conjunto de Luis Enrique, después de las ruedas de prensa protocolarias tanto del técnico como de un jugador -en este caso Unai Simón-, procedieron a realizar la sesión de entrenamiento previo al duelo ante Georgia. Sin embargo, España no pudo completar la planificación como estaba previsto ante la aparición de dos inconvenientes poco habituales.

Noticias relacionadas

El primero se produjo al poco tiempo de saltar al césped del campo. Luis Enrique reunió a todos los jugadores en un círculo para dar una pequeña charla previa al entrenamiento. Hasta ahí, todo normal. Pero rápidamente las cosas se empezaron a torcer, pues un par de espontáneos saltaron al campo y pusieron en alerta a los miembros de seguridad. 

Los dos aficionados intentaron acercarse al grupo de jugadores españoles, mientras que los miembros de la seguridad corrían tras ello para poder expulsarles del campo. Los dos fans se dispersaron por el césped y obligaron a echar más de una carrera a los responsables de las instalaciones. Finalmente fueron detenidos y expulsados sin mayor incidencia, como captó Radio Marca.

España, entonces, prosiguió con su sesión. Sin embargo, lo peor estaba por llegar. Y es que al poco tiempo del entrenamiento, cuando los jugadores estaban practicando acciones de ataque, la luz de todo el recinto se fue por completo y dejó a oscuras a los jugadores de la Seleccion.

La plantilla nacional esperó durante algún tiempo en el césped a la espera de que se resolviera el problema. Pero, pese a esa calma, finalmente Luis Enrique tuvo que dar orden de retirarse a vestuarios para poner punto y final a una sesión de entrenamiento que más de uno no había experimentado jamás.

Horas antes, por el contrario, el combinado de Georgia pudo completar su sesión de entrenamiento sin mayor problema. La suerte no estuvo del lado de España, que tuvo que retirarse mucho antes de lo previsto y a menos de 24 horas de disputar el encuentro de la jornada dos de clasificación para el Mundial de Catar 2022.

Las sensaciones de España

Luis Enrique, antes de tener que enfrentarse a esta serie de contratiempos en el Dinamo Arena, compareció en rueda de prensa para analizar el duelo ante Georgia. El seleccionador nacional defendió a su plantilla, mostró su confianza en la calidad de los jugadores y recalcó que, pese al empate ante Grecia, la Selección simplemente tiene que mejorar la "finura" en ataque ante rivales que se encierran atrás.

"El escenario de Grecia también se puede dar y tenemos que solventarlo. Que los jugadores estén finos dependerá de lo que podamos proponer. Lo que me hace estar optimista es que su nivel de acierto en acciones sencillas es mucho más alto que en el partido contra Grecia", reconoció.

[Más información - Morata lanza un dardo a Simeone ante un posible regreso al Atleti]