Haaland no puede más. Está al borde de un ataque de nervios y todo por el mal rumbo que está llevando este año el Borussia Dortmund, un equipo que demuestra no estar a su altura semana tras semana. Los goles del delantero noruego ya no son suficientes para ganar partidos y los pinchazos son continuos. 

Noticias relacionadas

La situación en el equipo alemán es realmente desastrosa y es que están pasando verdaderos apuros para meterse en competiciones europeas. Puede ser un punto muy importante para Haaland a la hora de decidir su futuro si el Borussia no consigue clasificarse el próximo año para la Champions League

Ha sido precisamente en la máxima competición continental donde el conjunto alemán y el propio Haaland se han llevado las mayores alegrías de la temporada. Los alemanes consiguieron pasar como primeros en la fase de grupos y se midieron al Sevilla, rival al que eliminaron gracias a la enésima exhibición del delantero noruego, autor de cuatro goles en el global de la eliminatoria. 

Haaland durante un partido con el Borussia Dortmund EFE

Sin embargo, en el cruce de cuartos de final les ha tocado bailar con una de las más feas, el Manchester City de Guardiola, un equipo que lleva varios meses en estado de gracia, volando en la Premier League y en Europa, y puede ser el próximo en amargar una fiesta que ya está de por sí bastante apagada. 

Haaland se ha dado cuenta de que el conjunto de Dortmund no da para más y el cambio de entrenador no ha dado los resultados esperados. Edin Terzic llegó al Borussia para sustituir a Lucien Favre, pero el rumbo del equipo alemán no ha variado mucho. Sigue dependiendo de lo que el delantero noruego consiga hacer en ataque y en defensa hace aguas por todos lados. Un auténtico desperdicio de jugadores ofensivos que se pierden entre los continuos errores de la zaga. 

El Dortmund es en estos momentos quinto en la Bundesliga, a cuatro puntos de las plazas que dan acceso a la Champions League y a 18 puntos del Bayern Múnich, equipo con el que han peleado las ligas en los últimos años, al menos en la primera parte del campeonato hasta que los muniqueses daban el acelerón definitivo. Han perdido ya nueve partidos y son uno de los equipos más goleados de la zona alta de la clasificación. 

Este rumbo tan irregular ha provocado que Haaland estalle y muestre un carácter casi desconocido en él. Se había visto su ambición y su voracidad, pero nunca un cabreo como el mostrado este domingo con sus compañeros y con la situación de un equipo que está atravesando por un momento realmente complicado, lo que lleva a pensar a Haaland que está perdiendo sus mejores días con la camiseta del club amarrillo. 

El cabreo de Haaland

Tal y como publica Bild, Haaland protagonizó un desagradable momento en el descanso del partido frente al Colonia en el que el cuadro de Terzic empataba a uno. El gol del Borussia lo había marcado el propio Haaland en una acción genial y un control sublime. Ya en el vestuario, testigos cercanos a la acción aseguran que el noruego se quejó airadamente por la situación del equipo: "Odio esto, joder. Una p... mierda".

Haaland tras un partido con el Borussia Dortmund EFE

Después de eso, ya en la segunda parte, Haaland tuvo que acudir al rescate de su equipo tras ponerse 2-1 perdiendo. El noruego primero estrelló un genial cabezazo en el poste con un giro de cuelo espectacular y en el minuto 90 puso el definitivo 2-2. Tras el pitido final, se quitó su camiseta rápidamente y se la lanzó al futbolista español Meré, quien se la había pedido unos minutos. El jugador del Colonia se quedó algo sorprendido, pero con su premio. Haaland se marchó sin cruzar palabra con nadie y sin saludar a su entrenador, mostrando su claro enfado.

Haaland sabe que se equivocó y ha querido disculparse con el jugador español: "Estaba bastante cabreado. Tuve una reacción incorrecta al tirarle la camiseta a la persona que la pidió. Lo siento por eso. Pero no pude controlarme entonces, porque estaba muy cabreado".

Lo que está claro es que este tipo de imágenes no hacen más que acrecentar las posibilidades de que Haaland salga al mercado este verano y que los grandes clubes europeos, entre ellos el Real Madrid, estén al acecho para hacerse con el goleador del momento. Sobre todo, si el Borussia no se termina metiendo en Champions. 

[Más información: Haaland, en mitad de un problema entre Alemania y Noruega por la Covid-19]