Álvaro Odriozola vuelve a competir por un puesto en el Real Madrid. El lateral vasco se ha recuperado de sus problemas físicos y afronta un nuevo reto. El joven no lo está teniendo fácil y, a su bajo rendimiento, hay que sumarle los constantes parones por lesión. El lado positivo para el jugador es que Carvajal, el indiscutible, todavía no ha vuelto a entrenar con el grupo. El lado negativo, que Lucas Vázquez sigue con plena confianza de Zidane en el lateral derecho.

Noticias relacionadas

La batalla por la titularidad se recupera este mismo lunes. El Real Madrid disputará en un horario poco habitual para ellos el duelo liguero. La Real Sociedad, curiosamente, pondrá a prueba la racha del equipo de Zidane. Y lo hará, previsiblemente, con Odriozola en la convocatoria después de mucho tiempo. Una oportunidad perfecta y más teniendo en cuenta que por delante están los encuentros ante el Atlético de Madrid o incluso la vuelta ante el Atalanta. Carvajal no tiene una fecha de regreso fijada y cada semana es una final.

Por ello, Odriozola se mete de lleno en la batalla por ese lateral hasta el regreso del madrileño. El ex de la Real apenas ha disputado cinco partidos esta temporada. El último, encadenando dos titularidades, fue ante el Huesca el pasado 6 de febrero. El resto de encuentros se resumen en suplencias o lesiones. Una situación muy difícil y más con la multitud de esquemas que está alineando Zidane.

Álvaro Odriozola, durante un entrenamiento del Real Madrid

Su contrato espira en 2024 y, después de la última cesión, Odriozola no tiene más vidas. Si no recupera galones en el equipo merengue antes del regreso de Carvajal, su futuro en el Real Madrid parece complicado. Todavía más teniendo en cuenta que nombres del filial van ganando terreno en el primer equipo y que el mercado de fichajes cuenta con gangas como Alaba.

El futuro de Lucas, en el aire

El jugador del Real Madrid está en la misma situación que Sergio Ramos y Luka Modric. Acaban contrato en 2021 y el club quiere su renovación. Sin embargo, la gran diferencia es que el croata ha llegado a un acuerdo con la entidad merengue y que el central camero también ha decidido ampliar su contrato, tal y como ha confirmado EL BERNABÉU. Pero, por el contrario, Lucas continúa sin zanjar su futuro.

El multiusos de Zidane no ha aceptado la oferta que le presentó el club y su futuro no está concretado. De hecho, tal y como informó Jorge Calabrés en El Bunker, el Atlético de Madrid le sigue muy de cerca por si se pone en el mercado. Es del gusto de Simeone y la entidad rojiblanca está dispuesta a seguir el mismo proceso que con Llorente o Mario Hermoso para reforzar su equipo.

Mientras Lucas sigue sin decidir dónde jugar el año que viene, el canterano no baja el pistón. Solo los problemas físicos le han parado y es un fijo para Zidane. En Champions ha jugado hasta cinco partidos de lateral de los seis que ha disputado. En Liga suma otros ocho duelos trabajando en la línea defensiva.

Y, por delante, se viene un calendario determinante donde quiere seguir peleando por esos minutos. Más todavía teniendo en cuenta que las recuperaciones en la zona de ataque ya se van produciendo y la competencia es mayor.

[Más información - Isco, el Real Madrid y una oportunidad de oro de cara al futuro]