La guerra entre Gareth Bale y José Mourinho ha estallado en el Tottenham Hotspur. El jugador y el entrenador no parecen conformes el uno con el otro después de las diferencias que se han evidenciado entre las dos partes. La polémica con el famoso entrenamiento en el que el galés estaba mal, pero en las redes sociales decía otra cosa, ha entrometido a su agente, Jonathan Barnett. El representante de Stellar Group ha salido al paso para proteger a su jugador.

Noticias relacionadas

El británico ha querido responder a Mourinho cuando este se preguntaba qué pasa con el atacante de 31 años. "Está hacia el final de su carrera, hay que preguntarle eso a Mourinho. Cuando dicen que qué le ha pasado a Bale, yo digo que ha ganado en el extranjero más títulos que ninguno en la historia del fútbol británico. Lo ha hecho muy bien económicamente y tiene dinero para el resto de su vida...", explicó durante su conferencia en el Financial Times Business of Football

El portugués, tras el partido ante el Manchester City, le pidió más para poner punto final a los problemas físicos. "Todos sabemos las dificultades que tuvo en las dos últimas temporadas, todos sabemos que llegó lesionado", explicaba Mourinho. Además, es público "que incluso esta temporada" ha estado "un poco arriba y abajo con pequeñas cosas" que le han impedido tener continuidad con el equipo. "Lo más importante para él es ser consistente" y que esté "entrenando sin problemas", recalcaba el entrenador.

Después de esto, llegó la gran polémica de Instagram. El técnico luso, que siempre ha recalcado ante los medios de comunicación que Bale debía pelear por los minutos como un jugador más de la plantilla, ha negado que el delantero se encuentre en buena forma física tras la última sesión de entrenamiento. Mourinho, de hecho, ha señalado la misma publicación de Bale y ha aclarado que no es cierto lo que se decía en ella.

El entrenador del Tottenham explicó en su última rueda de prensa que "probablemente esa publicación" no la realizó ni el propio Bale en persona, "pero lo que decía era que el entrenamiento había sido bueno y que estaba listo, y no era cierto". "Tengo que decir la verdad", ha subrayado Mourinho, algo cansado por el 'caso Bale' desde el inicio de temporada.

Esto tiene repercusión directa con el Real Madrid. La cesión del galés acaba a final de temporada y hace unas semanas se comenzó a especular sobre cuál iba a ser su futuro. Mourinho, en aquella ocasión, aprovechó esa incertidumbre para motivar a Bale en uno de los entrenamientos del equipo. Ahora todo apunta a que esta relación irá a peor y desembocará en que el último año de contrato del galés sea con la camiseta blanca.

[Más información: Bale no puede volver al Real Madrid: cinco claves para buscar una solución urgente]