141 minutos ha disputado Luka Jovic con el Eintracht Frankfurt desde que se cerrase su cesión el pasado mes de enero. 208 minutos había jugado con el Real Madrid en el primer tramo de la temporada, algo que le llevó a pedir una salida durante la ventana de transferencias del periodo invernal.

Noticias relacionadas

Desde que regresó a Alemania, el delantero serbio ha marcado tres goles, dos ante el Schalke y uno contra el Arminia, en seis partidos que ha disputado hasta la fecha. Sin embargo, el futbolista todavía no sabe lo que es ser titular en el Eintracht. Una 'espinita' de la que es consciente su entrenador.

En la rueda de prensa de este martes, Adi Hutter ha hablado sobre la situación de su equipo: "Tal y como estamos jugando ahora mismo, la alegría de uno es la pena de otro". A continuación, ha comentado la situación por la que vive Luka Jovic y no ha ocultado que no está del todo contento.

Adi Hütter, entrenador del Eintracht Frankfurt, y Luka Jovic EFE

"Veo en los ojos de cada uno cómo se sienten pero soy yo el responsable de que el equipo siga marcando y ganando. Por ello, puedo asumir perfectamente que Luka no esté del todo contento porque le hubiera gustado tener más minutos sobre el terreno de juego", ha asegurado Hutter.

Rol de revulsivo

Igual que en el Real Madrid, Jovic no se quita ese rol de delantero revulsivo. Aunque bien es cierto que en el conjunto blanco durante el último año apenas contó para Zidane. Por delante del serbio se encuentra André Silva, quien es en la actualidad el segundo máximo goleador de la Bundesliga con 18 tantos.

El serbio continúa con su puesta a punto para conseguir un hueco más importante en el Eintracht Frankfurt. Todavía es una incógnita que pasará después, aunque al acabar su cesión en junio debe regresar al Santiago Bernabéu. Él lo que ya ha reconocido es que ha sido un honor formar parte del Real Madrid.

Luka Jovic, en un partido con el Eintracht Frankfurt EFE

"Ciertamente he mejorado y crecido en Madrid, aunque sea una dimensión diferente. Fue un honor jugar en el club más grande del mundo y una alegría entrenar con los mejores jugadores del mundo", afirmó el ariete, quien reconoció que no había sido fácil su llegada a la capital española.

"Fue difícil al principio porque todavía era joven, tenía 21 años. Me llevó un tiempo asentarme y entender el hecho de que estaba con los mejores jugadores del mundo durante los últimos 10 años en varios puestos. Definitivamente he aprendido mucho y he vuelto con más experiencia", señaló a principios de este mes de febrero.

[Más información - El Eintracht no cierra las puertas al fichaje de Jovic: "Soñar está permitido"]