El Real Madrid cerrará el mercado de fichajes de invierno con dos efectivos menos en su plantilla y sin incorporaciones. Luka Jovic fue el primero en abandonar la disciplina merengue para jugar como cedido hasta final de temporada en el Eintracht Frankfurt, mientras que el siguiente en seguir este camino fue Martin Odegaard.

Noticias relacionadas

El internacional noruego quería minutos y pidió al club salir en la ventana de transferencias de enero para conseguirlos. Dicho y hecho. Acuerdo entre el Real Madrid y el Arsenal para que el centrocampista juegue a las órdenes de Arteta hasta que acabe el presente curso.

Si el equipo de Zidane echará de menos a Jovic y Odegaard todavía no se sabe, pero lo que ha quedado claro es que el Real Madrid no quiere desprenderse de ellos todavía. Ambos negocios no van más allá del mes de junio y es que en plena crisis del mercado por la pandemia de la Covid-19, en el conjunto blanco se ajustan las cuentas, así como la 'Operación Salida' y las posibles incorporaciones.

Presente y futuro

El delantero serbio tiene 23 años, Odegaard, 22. Dos jugadores de presente, pero sobre todo de futuro. Tanto uno como otro han dejado claro que querían minutos, confianza y recuperar sensaciones. Pero también que siguen esperando triunfar en el Real Madrid algún día.

Martin Odegaard, con la camiseta del Arsenal. Foto: arsenal.com

Y eso es lo que pretende el Real Madrid con estas cesiones, que ambos futbolistas sigan creciendo y si en el conjunto merengue no pueden hacerlo ahora por falta de minutos, que lo hagan en dos de las grandes ligas de Europa como son la Bundesliga y la Premier League.

A falta de ver el rendimiento de Odegaard en el Arsenal, Jovic ya destaca en las filas del Eintracht Frankfurt. Todavía no ha sido titular porque está en plena readaptación, pero ya ha tenido minutos en los dos partidos que ha disputado el conjunto germano desde que llegó y en los dos vio puerta, marcando un doblete en su estreno y otro gol más ante el Arminia el pasado fin de semana.

Luka Jovic, en un partido con el Eintracht Frankfurt EFE

El serbio ha demostrado que ha recuperado la sonrisa y es que la falta de minutos y la complicada comunicación por la barrera del idioma mermaron su rendimiento y dificultaron su adaptación. Pero manda un mensaje a navegantes después de sus tres goles: "Sé que soy un buen jugador y el que me vea sabrá valorarlo". Tomen nota.

Mientras que en el caso de Odegaard ha sido el deseado Haaland el que ha dicho algo similar al señalar que a su compatriota "solo hay que ponerle y darle minutos" para ver su mejor versión. La cuenta atrás para resolver la temporada y situaciones como estas ha comenzado.

Todos los jugadores no siempre pueden con una camiseta como la del Real Madrid, pero desde Concha Espina esperan que cogiendo confianza en dos clubes como Eintracht y Arsenal, más maduros y con más experiencia, puedan volver para sumarse al proyecto blanco a pleno rendimiento. Si no es así, siempre queda abierta la puerta de salida para hacer caja.

[Más información - Haaland: "Lo único que hay que hacer con Odegaard es ponerle"]