El Real Madrid de Julen Lopetegui ha vuelto a las sesiones de entrenamiento tras cosechar una nueva derrota ante el Levante en el Santiago Bernabéu. Carvajal sigue siendo la principal ausencia y continúa con su recuperación particular al margen del grupo, mientras que el resto del equipo ya mira con optimismo al próximo encuentro de Champions que les enfrentará al Viktoria Pilsen en el coliseo blanco.

Noticias relacionadas

Los titulares del partido ante el Levante se han mantenido al resto del equipo. Parte de estos futbolistas han trabajado en el interior de las instalaciones madridistas, mientras que Marcelo, Odriozola, Casemiro, Asensio y Lucas Vázquez han realizado carrera continua sobre el césped de Valdebebas.

Lo cierto es que el regreso del parón de selecciones no ha traído nada positivo al Real Madrid. Antes de que los equipos nacionales prosiguieran con su transcurso particular, los blancos acumulaban un total de cuatro partidos sin ganar ni marcar, algo que hizo saltar las alarmas en la directiva merengue, pues dicha situación no entraba en los planes del cuadro madridista y la preocupación se hizo notar entre la afición.

Casemiro y Marcelo durante un entrenamiento

El partido ante el Levante se suma a la mala racha

Por tanto, la visita del Levante al coliseo se presentaba como asequible para romper esa sequía goleadora y volver a la senda de la victoria. Sin embargo, los planes se torcieron desde el principio para los de Lopetegui, ya que en el primer cuarto de hora el conjunto granota llevaba una ventaja de 0-2 en el marcador. Un error defensivo de Varane y un penalti cometido por el propio central francés fueron los causantes de dicha situación, que ponía el partido muy cuesta arriba para los locales.

La reacción en forma de gol iba a llegar en el minuto 72 de la mano de Marcelo. El lateral brasileño ponía así fin a una racha de ocho horas sin ver puerta, provocando que la euforia volviera a la hinchada del Santiago Bernabéu, confiando en las posibilidades de rescatar al menos un punto. Sin embargo, el tiempo jugó en contra de los blancos desde la recta inicial del duelo, haciendo que el primer cuarto de hora terminase por condenar a los hombres de Lopetegui a una nueva derrota. Así las cosas, el cambio de chip se hace necesario para conseguir los tres puntos en una nueva jornada de la fase de grupos de la Champions.