Esperaba el Real Madrid que el duelo ante el Levante fuera el de la resurrección, el de la reconciliación con la afición y la vuelta a la senda de la victoria. Sin embargo, todo salió al revés desde el comienzo. El equipo de Lopetegui ya perdía 0-2 en el minuto 13 e incluso cumplió las ocho horas sin marcar un gol. La reacción final no llegó a tiempo y se consumó la que ya es la tercera derrota consecutiva de los merengues. 

Noticias relacionadas

Cinco son los encuentros sin ganar, casi un mes debido al parón de selecciones. El 1-0 frente al Espanyol fue la última victoria de Lopetegui. Era el 22 de septiembre y en aquella época todo era alegría e ilusión en el club blanco después de una gran exhibición ante la Roma en Champions. Después llegó la gran depresión del Madrid: goleado por el Sevilla, empate sin goles en el derbi ante el Atlético, tropezón inesperado en la visita a Moscú y derrota en el último suspiro en el duelo con el Alavés

Sin embargo, el 1-2 del Levante es el que más daño ha hecho a Lopetegui. Lo primero por suceder en el Santiago Bernabéu y después, y más importante, por ser la gota que colma el vaso. El Madrid tocó fondo, lo que propició una reunión entre Florentino Pérez y el entrenador tras el partido. Una conversación de más de un cuarto de hora de duración para analizar la preocupante situación del equipo y buscar soluciones. 

Lopetegui en el banquillo Rodrigo Jimenez Agencia EFE

El Real Madrid descartó este sábado cualquier movimiento inmediato. En la entidad merengue hacen un llamamiento a la tranquilidad a pesar de lo compleja coyuntura. La situación exige respuestas, pero en el club blanco no quieren que sean improvisadas. El futuro de Lopetegui está en el aire, aunque la decisión llegará tras un periodo de reflexión.

Lopetegui confía en llegar y superar El Clásico

De hecho, lo más seguro es que el vasco se siente en el banquillo del Camp Nou. El Madrid juega contra el Viktoria Pilsen menos de 80 horas después de que el árbitro pitara el final ante el Levante. Ahora mismo esa es la sensación que tiene el propio entrenador que ya sabe que El Clásico sería su última oportunidad para asegurar su continuidad. 

Lopetegui se muestra optimista y capaz de dar un giro al equipo. De hecho, está convencido de poder ganar al Barcelona y superar su camino por el alambre de los próximos días.