La Champions está ya aquí. La máxima competición continental echa a rodar este martes, aunque no será hasta el miércoles cuando el actual campeón -tricampeón- debute. Todas las miradas están puestas en el Real Madrid, que es el gran rival a batir y empieza una nueva era con la llegada de Julen Lopetegui al banquillo.

Noticias relacionadas

Lopetegui ha llegado al mejor club del mundo, el trece veces campeón de Europa y sabe perfectamente la exigencia que rodea al club blanco cada vez que suena el himno de la Champions League. Además, ahora se encuentra con la misión de relevar a un entrenador que ha logrado tres 'Orejonas' consecutivas. Un hito histórico que le convierte en una de las grandes leyendas de la historia de este deporte. La sombra de Zidane es muy alargada, pero Julen tiene la base para volver a conquistar el continente.

El camino de Lopetegui en la Champions con el Real Madrid comienza de la misma manera en la que empezó el de Zidane: frente a la Roma. El técnico francés cogió el equipo a mitad de temporada tras la destitución de Benítez. Su primera prueba en Europa fue contra el conjunto italiano en octavos de final y el equipo supo resolverlo bien. En aquella ocasión fue en el Olímpico de Roma el escenario del estreno y acabó 0-2 a favor de los blancos, encarrilando el pase a cuartos. Aquel partido fue la primera piedra del camino glorioso de Zidane en Champions y que se extiende ya por 845 días consecutivos como campeón.

Lopetegui dirige el entrenamiento del Madrid para la Champions

Lopetegui y su pasado en Champions con el Oporto

La gran diferencia es que Lopetegui ya sabe lo que es dirigir a un equipo en Champions, mientras que Zidane llegaba de entrenar al Castilla. Lo hizo en el Oporto durante dos temporadas, 2014/2015 y 2015/2016, llegando a jugar hasta 16 partidos. Una ventaja para el actual técnico del Real Madrid que, incluso, fue una de las revelaciones en su primer año en Europa. Aquella temporada, el Oporto pasó primero de su grupo sin conocer la derrota e imponiéndose a Athletic, Shakhtar y Bate. En octavos se encontró con con el Basel, al que arrolló 4-0 en Do Dragao, mientras que en cuartos se midió al todopoderoso Bayern Múnich. Esto no achicó al Oporto de Lopetegui que en la ida se impuso 3-1 a los bávaros, dejándoles en a cuerda floja, pero el equipo alemán es mucho rival y en la ida le dio la vuelta a la eliminatoria con un 6-1 a favor. A la siguiente temporada no le iría tan bien al Oporto y caería en la fase de grupos, aunque ganando al Chelsea en Oporto.

Lopetegui conoce de sobra la competición y su significado para el Real Madrid. Es la competición fetiche y no importa haber ganado tres seguidas o cuatro en cinco años, que está obligado a hacer un buen papel este año. La cuarta consecutiva es un desafío que nadie podía imaginar un lustro atrás, pero para este equipo no hay nada imposible y menos en Europa.

Un grupo hecho para ganar

Lopetegui contará con la inestimable ayuda de un vestuario que solo está preparado para la victoria. Zidane construyó un grupo mentalmente indestructible y al que la Champions transforma en la bestia negra del resto de equipos. El técnico tendrá la misión de mantener esta mentalidad en sus jugadores que han perdido la ambición de Cristiano, pero que cuentan con líderes como Sergio Ramos, Bale o Marcelo hechos para grandes partidos.

El Santiago Bernabéu será el punto de partida de la era Lopetegui en Champions. Un estadio en el que, de paso, el Real Madrid no conoce la victoria desde los pasados octavos de final frente al PSG. Ahora toca recuperar sensaciones en casa y demostrar una vez más que el club blanco está por encima de cualquier entrenador o cualquier jugador.