La marcha de Cristiano Ronaldo este verano ha sido uno de los momentos más históricos del fútbol. El delantero luso, después de nueve años, abandonaba el Real Madrid y recalaba en la Juventus de Turín. No fue la mejor salida, ya que se negó a despedirse de la afición y en su presentación afirmó que "no habrá madridistas llorando mi marcha". Más frases de este tipo han sentado mal a los aficionados merengues, que han olvidado su ausencia más rápido de lo que parecía.

Noticias relacionadas

Cristiano Ronaldo, en el Juventus - Sassuolo Reuters

Este martes en El Chiringuito, José Luis Sánchez, admite que "para mí, Cristiano es historia, perdió la oportunidad de despedirse a lo grande", acción que ha sentado mal a varios tertulianos y están decepcionados por "no mirar a la cara a los madridistas o escribir algo de su puño y letra para despedirte tras nueve años en el Real Madrid". El luso rechazó un acto de despedida en el Santiago Bernabéu

Pero Edu Aguirre salió en defensa del '7' ya que sabe que la sombra del exdelantero blanco es muy larga, y persigue al periodista allá a donde va por su incondicional defensa. "No me gusta tener la sensación de tener que pedir perdón por llevarme bien con Cristiano", declaró con contundencia. Afirmando con que no tenía "que pedir perdón al madridismo por ir a Turín a ver a Cristiano".

Un adiós insuficiente 

Su marcha fue dolorosa para muchos aficionados, pero sus formas de hacerlo han hecho pasar página y solo tener ojos para animar a los Sergio Ramos, Gareth Bale o Marco Asensio, entre otros. Una despedida con más sentimiento y con una muestra de cariño hacia su exafición, hubiese sido lo mejor para todas las partes.