El Real Madrid no pudo comenzar su duelo ante la Roma a la hora que estaba prevista. La llegada de una tormenta eléctrica obligó a los responsables del estadio a desalojar por completo las instalaciones que estaban al aire libre. Ningún aficionado en las gradas y nadie en el terreno de juego. Si el partido estaba marcado para las 02:05 horas, comenzó 30 minutos más tarde como consecuencia de la meteorología.

Noticias relacionadas

Fueron minutos de cierta incertidumbre tanto entre los aficionados como entre los propios jugadores. De hecho, Butragueño no descartó que se suspendiera el encuentro por la tormenta eléctrica. Tal y como apuntó el directivo merengue, en Estados Unidos son muy estrictos con estos asuntos meteorológicos. Ya hace unos días, el Madrid tuvo que suspender su entrenamiento en plena sesión por una de estas tormentas.

Por medio de los marcadores, la organización expuso un mensaje en el que pedía a todo el mundo que entrara en las instalaciones cubiertas por precaución. Pidieron calma hasta que pasara ese aluvión con el objetivo de sobrepasar este inconveniente de la mejor manera.

Metlife

Los jugadores de las dos plantillas, en lugar de aparecer en el césped, realizaron los ejercicios habituales en el interior de las instalaciones sin mayor inconveniente. La tormenta se produjo a los pocos minutos de llegar la plantilla merengue al estadio. Fue sobre las 2:00 cuando pudieron saltar al campo para desarrollar un entrenamiento más corto de lo habitual.

La última prueba para Tallín

También se llegó a barajar la opción de que se suspendiera de forma definitiva el encuentro. De esa manera, hubiese sido la última aparición del Real Madrid en esta gira, puesto que se pondrá rumbo a España cuanto antes para empezar a preparar el duelo ante el Atlético de Madrid de la Supercopa de Europa. El día 15 de agosto, en Tallín, se desarrollará un derbi madrileño a nivel continental donde ambas plantillas pasarán el primer examen de este año.