Toni Kroos está pasando por un verano diferente. Comenzó los entrenamientos con el Real Madrid en los primeros días y está pasando una de sus pretemporadas más largas. La razón no es otra que su pronta e inesperada eliminación del Mundial de Rusia con Alemania. Un varapalo para el jugador pero que ha tenido su parte positiva.

Noticias relacionadas

Y es que el germano ha sido designado como el mejor jugador de su país en este 2018. Un galardón que demuestra que él no fue uno de los culpables del desastre de la selección alemana. Tras pasar ese pequeño bache, Kroos encara una campaña en la que tendrá un papel fundamental con el Real Madrid. Todo ello después de unos meses complicados con problemas físicos y sorpresas deportivas.

Nuevas caras en el entrenamiento del Madrid

El nuevo papel en el Real Madrid

Kroos no ha jugado más de 90 minutos en los dos primeros amistosos disputados por el Real Madrid de Lopetegui. Sin embargo, ha dejado su impronta en esas apariciones. 13 minutos ante el Manchester United y poco más de 45 frente a la Juventus fueron suficientes para sacar a relucir sus galones en el equipo blanco.

Con la ausencia de Modric, Kovacic y Casemiro, el alemán ha sido quien ha dirigido por completo al Madrid en estos dos encuentros en Estados Unidos. Se le ha visto moviendo el esférico a su antojo y marcando las pautas del nuevo estilo de juego. Su participación a la hora de generar ocasiones y, sobre todo, de subir el balón desde la zona defensiva a la más peligrosa, se ha podido ver sus recientes actuaciones.

La llegada de Lopetegui le otorga este guion de fundamental y aumentará aún más su jerarquía en el esquema madridista. El técnico vasco quiere tener la posesión pero de forma útil. Un toque de balón que sea inteligente y que logre romper las defensas rivales con facilidad. Necesita un hombre que lleve el timón en el mediocampo y así se pudo comprobar en la Selección. Kroos será el elegido y quien tenga que dar un paso al frente para liderar el juego del Madrid.

Kroos marcando el gol con Alemania Reuters

El complicado año de Kroos

Los últimos meses del alemán no han sido nada fáciles. A nivel de club terminó con la Champions en Kiev, pero anteriormente su nombre había aparecido por primera vez en la lista de críticas. El bajón en La Liga coincidió con un mal rendimiento del ex del Bayern. Posteriormente llegaría una lesión que le dejó fuera para el duelo en la Champions contra el PSG. Saltaron las alarmas y ahí se notó la relevancia que tiene Kroos en el conjunto madrileño.

Tras superar esa pequeña lesión y abandonar la capital rumbo a Rusia, Kroos no ha bajado la presión ni lo más mínimo. Y menos con el mal resultado que ha encajado Alemania. Cometió errores que fueron claves, pero también marcó el gol que mantuvo viva a su selección y terminó como uno de los referentes del equipo. Tanto que se ha librado de los ataques posteriores blindando su condición de intocable en Alemania.

Kroos gesticulando durante un partido con el Real Madrid Reuters

Una eterna fidelidad

Si algo se valora en un jugador es su personalidad. Su respeto por un club y por los rivales. La forma de actuar en las situaciones más complicadas y diversas, pero siempre con talante y principios invariables. Kroos es uno de los ejemplos a seguir por todo el mundo y lo está demostrando en el Real Madrid.

Su fichaje no fue fácil. Salir del Bayern a un equipo como el blanco, rival de primera de los bávaros, es una decisión arriesgada. Algo que puede ponerte en contra a toda la hinchada germana. Pero Kroos dio el paso al frente y aterrizó en la capital. Después de cuatro años, se ha ganado la confianza de la entidad evitando polémicas, quejas por su situación en el club y asuntos similares.