Courtois ha demostrado una vez más ser una persona valiente y sincera. El portero belga ha sido uno de los grandes protagonistas del Mundial de Rusia y no solo por sus actuaciones. Tras conseguir el triunfo con su selección ante Inglaterra, poniendo punto y final a su travesía por el campeonato con un buen tercer puesto, el arquero tuvo que atender a los medios de comunicación.

Noticias relacionadas

Pese a que su futuro sigue en vilo, las cuestiones no fueron dirigidas a esas dudas sino a sus pasadas palabras en las que criticaba a Francia por su juego. El jugador del Chelsea, según terminó el partido de semifinales ante los galos, cargó contra el estilo impuesto por Deschamps, lo que ha provocado una lluvia de ataques contra él.

Thibaut Courtois, con Bélgica. Foto: Twitter (@thibautcourtois)

Courtois afirmó que pudo reaccionar "demasiado duro" y se disculpa porque al ver las reacciones en el país galo por poco le "mataron". "Debemos entender que volvimos del vestuario calientes, dos minutos después de perder una semifinal en la que sientes que no eras peor que el oponente", intentó explicar el portero. 

Según defiende, "eso no quiere decir que no jugaron bien" y sostiene las palabras de Griezmann porque "tiene razón al decir que lo más importante es ganar, no cómo se gana". Lo calificó como un "malentendido" y por ello sentenció con un "perdón". Tras sus disculpas, tampoco quiso posicionarse de cara a la final y definió el tercer puesto como "algo bonito", aunque reconoce que "hay un poco de decepción después de partido contra Francia".