Cuatro días para que el Real Madrid se enfrente al Liverpool en la final de la Champions League. Será la tercera vez consecutiva que los blancos disputen el partido del año, en esta ocasión será en Kiev (20:45 horas). Pero, además, será la cuarta final en los últimos cinco años para el conjunto merengue. Un éxito que no es obra ni de la casualidad ni de la suerte. El equipo de Concha Espina tiene un especial idilio con la máxima competición continental de clubes, pero si por algo se ha logrado hacer historia en el último lustro es por el trabajo diario y por una unión del vestuario pocas veces vista antes.

Noticias relacionadas

Pese a la llegada de los éxitos en estos poco más de dos años, las críticas también se han sucedido en todo este tiempo. Sin embargo, los títulos avalan el trabajo de Zidane, pero no solo ellos, sino que los jugadores madridistas respaldan en un frente común al entrenador francés. Los guiños de la plantilla a su técnico han sido muchos. Zizou ha sabido ganarse su confianza y es que pocos saben como él cómo funciona un vestuario plagado de estrellas.

EQUILIBRIO EN EL VESTUARIO DEL REAL MADRID

Los futbolistas blancos han sabido encontrar el punto de equilibrio. Para ello, muchos han tenido que dejar de lado su orgullo y su ego para remar todos en la misma dirección y con un único objetivo: ganar. La piña del Real Madrid ya es famosa. Esta unión se debe en gran parte al trabajo como capitán de Sergio Ramos, quien ha sabido lidiar con diferentes personalidades hasta convertirse en un pilar para jugadores tan variopintos como Lucas Vázquez, Modric, Marcelo o Cristiano Ronaldo.

El éxito del Madrid de Zidane: más grupo y menos egos

Durante el tradicional Open Media Day del equipo merengue antes de la final de la Champion League, El propio Ramos ha confirmado que en el pasado tuvieron que lidiar con los diferentes egos y que fue el vestuario el que se encargó de "meter en vereda al que quería desviarse". Eso ya ha quedado en algo anecdótico y los futbolistas forman un grupo fuerte, con carácter, ganador y a la disposición del jefe, Zinedine Zidane.