Desde Can Barça lanzan vitolas al aire tras conocerse la designación del árbitro para El Clásico de la próxima jornada de La Liga. Será el canario Hernández Hernández el encargado de lidiar con el partido entre los dos clubes el próximo 6 de mayo en Barcelona. Lo curioso es como la prensa en Cataluña vitorea tal designación, hasta encumbrarlo hacia la cúspide de los árbitros mejor valorados. Su experiencia dirigiendo este tipo de enfrentamientos no es tal, ya que el de la próxima jornada será el segundo Clásico de Hernández Hernández.

Noticias relacionadas

Lo cierto es que el colegiado canario, que ya ha gozado de varias internacionalidades, ha dejado bastante que desear en su cruce con el Real Madrid. De ahí quizá el enorme contento que se respira por la Ciudad Condal. Fue el árbitro encargado de dirigir El Clásico del año pasado del Santiago Bernabéu donde el Real Madrid terminó por sucumbir ante el Barcelona en los instantes finales. Un partido de infarto, con remontada incluida de los blancos hasta lograr el empate, que una cadena de decisiones cuanto dudosas de Hernández Hernández contribuyeron a declinar la balanza hacia el lado culé.

EL MADRID, ACOSTUMBRADO A REMAR CONTRA MÁS DE LA CUENTA

No obstante, estas últimas alabanzas desde la prensa de Barcelona hacia el arbitro al Real Madrid no le hacen más que reafirmar la teoría que alimenta las presiones hacia el colectivo arbitral en detrimento de los intereses merengues. Y es que los de Zidane están ya acostumbrados a ver como incluso en Europa se trata de denostar el juego y tino sobre el campo de los madridistas achacando cada polémica a las decisiones arbitrales. Muchas de ellas carentes de fundamento alguno.

ANTECEDENTES CON HERNÁNDEZ HERNÁNDEZ ESTE CURSO

El Real Madrid ya ha sufrido las acometidas del árbitro canario este año. Fue en el encuentro disputado en Montilivi donde los de Zidane cayeron derrotados ante el Girona. Por su parte, el Barcelona lo tuvo en su victoria ante el Alavés. Anteriormente, en 2016, ya este arbitró se encargaría de dirigir al club blanco en su primer Clásico donde los merengues se impondrían con autoridad a los culés por un gol a dos.