Yabusele pelea un balón en la zona ante Valencia Basket

Yabusele pelea un balón en la zona ante Valencia Basket ACB Media

Baloncesto VALENCIA BASKET 79-93 REAL MADRID

El Real Madrid da un golpe de autoridad en La Fonteta y mantiene su invicto en liga ante Valencia Basket

El equipo de Laso cuajó un partido serio y trabajado tras sumar su primera derrota en Euroliga y cimentó su victoria en el cuarto final por 79-93. 

10 octubre, 2021 20:20

Victoria del Real Madrid en una cancha siempre complicada como lo es la de Valencia Basket. El choque entre ambos equipos estuvo muy igualado hasta el último cuarto, cuando los hombres de Laso dieron un golpe sobre la mesa y subieron una marcha más para ajusticiar a su rival, mejorando su acierto exterior y llevándose la lucha por el rebote. [Valencia Basket 79-93 Real Madrid: Narración y estadísticas].

El gran partido de Rudy desde el perímetro y el de Nigel Williams-Goss desde el puesto de base fue clave para que los blancos se mantengan invictos en Liga Endesa. Valencia tuvo el triunfo en su mano hasta el parcial decisivo en el que terminaron siendo arrollados por el mejor hacer de los madridistas, que tuvieron una actuación coral. 

Este Valencia Basket - Real Madrid estuvo marcado por la igualdad desde sus primeros compases en los que los blancos apostaron por un quinteto físico y fuerte en defensa con Williams-Goss en el puesto de base y Abalde y Taylor en los exteriores. La salida del base fichado este verano fue realmente imponente, asegurando buenas combinaciones en el pick&roll con Tavares y leyendo muy bien el juego del equipo. El pívot caboverdiano fue uno de los grandes protagonistas de los primeros minutos al ser el referente en la lucha por el rebote. 

El partido se desarrolló de una muy física y ahí era Yabusele quien imponía su ley. Imparable en las penetraciones, daba las primeras ventajas visitantes con el 8-13 a falta de 05:20. Por su parte, Valencia no se echó atrás y consiguió recuperarse de una mala salida inicial con un parcial de 8-0 que provocó el primer gran cabreo de Pablo Laso en el partido. Abalde lideró el despertar blanco tras un tiempo muerto del vitoriano y el cuarto encaró su recta final de nuevo con mucha igualdad. Sin embargo, una desconexión en el último minuto hasta con tres pérdidas hizo que Valencia se marchara ganando al final del primer cuarto por 23-20. 

Otro jugador que dejó muy buenos minutos, especialmente en el segundo cuarto, fue Sergio Llull. El de Mahón, en sociedad en el puesto de base con Carlos Alocén, supo encontrar su hueco tanto para asistir como para anotar. Después de su gran inicio de temporada, todavía continúa con mucho acierto desde más allá del arco. El segundo cuarto, al igual que el primero, estuvo marcado por la intensa lucha física que dejó algunos minutos de tira y afloja y continuos golpes buscando la debilidad del rival. A falta de 05:34, los blancos vencía por 30-32. 

El segundo acto estaba siendo lo que Sergio Llull quería, dueño y señor del partido y de las aspiraciones blancas. Además, el balear estaba encontrando muy bien en la pintura a Vincent Poirier, que había recuperado el hueco de Tavares en la pintura. El mayor lunar de los blancos estaban siendo las faltas personales que provocaban la desesperación de Laso con el trío arbitral. De nuevo, la aparición de Llull con 8 puntos marcó la diferencia, pero enfrente se encontró con la gran actuación de jugadores como Jasiel Rivero, autor de 10 puntos al paso por vestuario 39-42. 

La pelea continuó en el tercer acto, especialmente en la pintura donde jugadores como Dubljevic las estaba teniendo con todos los jugadores blancos fruto de la tensión del choque. El penúltimo cuarto contó de nuevo con una buena imagen de un inspirado Alberto Abalde que quería dejar una buena impresión en la que fue su casa. Y también de Thomas Heurtel, en sus primeros minutos del partido. A pesar de mal día en el triple, los blancos abrieron un pequeño hueco y vencían por 48-53 a falta de 05:15 para el final del cuarto. 

A pesar de que el partido estaba siendo de lo más competido, el Real Madrid perdió algo de brillantez en la circulación de balón y sumó algunas pérdidas que conllevaron unos minutos de dificultad. Sin embargo, el equipo supo mantener la cara ganando la lucha por el rebote. El final del cuarto fue bueno para los blancos, pero un triple de Claver redujo la diferencia al 60-64 final. 

El Real Madrid despega

El momento decisivo del choque llegó en el último cuarto, donde los de Laso salieron con el cuchillo entre los dientes y dando un auténtico recital. Parcial de 3-12 para terminar de abrir la renta y llevar la diferencia visitante por encima de los 10 puntos por primera vez en el partido. A partir de ese momento, la historia cambió por completo. Valencia Basket no pudo reponerse del golpe a pesar del gran nivel de Dimitrijevic y Hermannsson, que sumaron 32 puntos entre ambos.

Enfrente también estaba Rudy, uno de los grandes artífices del estallido merengue. La victoria era de 64-79 a falta de 05:25. Con esta diferencia, el partido quedó resuelto antes del final y los últimos minutos fueron de lo más tranquilos, ya que los de Laso llegaron a abrir diferencias cercanas a los 20 puntos. Finalmente, victoria cómoda del Madrid en un partido que estuvo muy disputado hasta ese arreón blanco en último cuarto que garantizó el invicto del campeón de la Supercopa Endesa

Valencia Basket 79-93 Real Madrid

Valencia Basket: Hermannsson (20), Puerto (4), Claver (7), Pradilla (4), Dubljevic (6) -cinco titular- Dimitrijevic (12), López-Arostegui (3), Labeyrie (8), Ferrando (-), Bressan (-), Jiménez (-) y Rivero (15).



Real Madrid: Williams-Goss (7), Abalde (9), Taylor (4), Yabuselle (11), Tavares (10) -cinco titular- Heurtel (11), Rudy Fernández (12), Hanga (5), Vukcevic (5), Alocén (2), Poirier (7) y Llull (10).

Parciales: 23-20 | 16-22 | 21-22 | 19-29



Árbitros: Pérez Pizarro, Castillo y Olivares. Sin eliminados.



Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada de la fase regular de la Liga Endesa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 6.300 espectadores, casi el 80% del aforo, que es el máximo permitido por las restricciones sanitarias.