El Liverpool se enfrenta este sábado al Tottenham en la final de la Champions League en el Wanda Metropolitano. El equipo de Jürgen Klopp espera olvidar la pasada final y centrarse únicamente en esta. Uno de los jugadores que ya estuvo presente en Kiev, Van Dijk, ha contado como lo pasó tras caer 3-1 ante el Real Madrid.

Noticias relacionadas

El holandés ha atendido a los medios de comunicación tras el entrenamiento de su equipo y ha confirmado su estado de ánimo tras perder esa final: "El año pasado fue un momento muy difícil. En el vestuario todos estábamos abatidos, fue muy duro. Llegamos a casa, no podíamos dormir y tuve que informar a la selección dos días más tarde. Tal vez eso fue una buena decisión, porque mi cabeza estaba en un lugar diferente esta vez".

El central además fue uno de los jugadores más destacados del duelo, dando la asistencia a su compañero para el único tanto del conjunto inglés. "Fue difícil, pero aprendimos muchas experiencias, puntos positivos y algo que esperamos poder usar el sábado", concluyó con una sonrisa. 

Virgil van Dijk intenta robar un balón a Luis Suárez REUTERS

Van Dijk, pieza clave

El jugador es claramente una de las piezas claves del esquema de Jürgen Klopp, que encontró en Van Dijk la gran figura defensiva que necesitaba el equipo para dar el salto en las competiciones europeas. Pese a que su precio fue muy criticado, el central ha demostrado en dos temporadas estar más que amortizado y ser la gran envidia de los equipos de la Premier League al dejar escapar semejante jugador. 

Este sábado puede convertirse campeón de Europa por primera vez, algo que subiría su caché. No es un secreto que varios clubes están detrás del holandés, pero todo parece indicar que se mantendrá en Anfield pase lo que pase en la final del Wanda Metropolitano. 

[Más información: Van Dijk, ¿al Madrid?: el tremendo alegato de una figura de la Premier para verle de blanco]