Isco, cabizbajo durante la celebración del Mundial de Clubes

Isco, cabizbajo durante la celebración del Mundial de Clubes ALI HAIDER Agencia EFE

Fútbol FICHAJES

El fichaje de Brahim Díaz por el Madrid exige más a Isco

Noticias relacionadas

El Real Madrid se prepara para la llegada de Brahim Díaz, sin nada cambia, la próxima semana. La joven joya del Manchester City romperá una sequía merengue desde 2014 sin fichar en el mercado invernal. El club blanco pondrá 15 millones de euros, una operación que ha levantado la expectativas del madridismo por su nueva perla.

Brahim llega con un rol secundario por ahora. Su fichaje en invierno no es una cuestión de necesidad en el equipo, pero sí que aportará desde el momento en el que aterrice en Madrid. A partir de verano será otra cosa y es que los 3,5 millones de euros que cobrará le aseguran un sitio fijo en el vestuario blanco, como una enorme apuesta de futuro.

Será en ese momento cuando Brahim pueda provocar un efecto dominó en el Real Madrid y todas las miradas apuntan hacia Isco. Ambos malagueños y ambos con un perfil similar sobre el campo. Brahim tiene más verticalidad e Isco esa magia que le hace único, pero compartirán posición en el esquema de Solari. Es por ello que el fichaje de Brahim añadirá más exigencia todavía si cabe a Isco que sabe que en la primera parte del 2019 se juega su continuidad en el Real Madrid.

FIFA Club World Cup 2018

FIFA Club World Cup 2018 MAHMOUD KHALED Agencia EFE

Es una realidad que las últimas semanas han puesto sobre el alambre a Isco. Los pitos y su enfrentamiento con la grada del Santiago Bernabéu, los 22 minutos que jugó en el Mundial de Clubes, su mirada perdida en la celebración de este... Isco se encuentra en una situación muy delicada y algunos ya no confían en que pueda revertirla en los meses que restan de temporada. Los rumores sobre su salida son cada vez más fuertes y equipos como la Juventus, el Bayern o el propio City hacen cola por lo que pueda pasar.

El Real Madrid ha fichado ya un futuro recambio de Isco. La llegada de Brahim Díaz forma parte de esa política de rejuvenecimiento que lleva realizando el club blanco durante las últimas temporadas. El objetivo no es otro que hacer más liviano el cambio de generación tras un lustro de dominio absoluto en Europa con cuatro Champions en cinco años. Los Sergio Ramos, Marcelo, Modric, Benzema... van superando la treintena y es hora de pensar en un futuro relevo. Isco, con 26 años, no formaba a priori de esos jugadores a los que se le buscaba un reemplazo, pero su caída en la rotación del equipo y la oportunidad de mercado que tenía el Madrid con Brahim propició el fichaje del joven de 19 años.

Brahim Díaz celebra un gol con el Manchester City

Brahim Díaz celebra un gol con el Manchester City

Brahim es un serio candidato a hacerse con el puesto de Isco si este no revierte su situación. Tendrá de aquí a final de temporada para adaptarse y empezar a mostrar su dotes para ganarse a su nueva afición. Unos meses que también tendrá Isco para recuperar el cariño perdido, tras haber pasado de ser uno de los favoritos de la grada a ser señalado por ella. En el Madrid le arropan tanto dentro como fuera del vestuario. Se vio con la dedicatoria de Ramos en el Mundial y con el abrazo de Florentino Pérez en la comida navideña. Hay esperanzas de que uno de los pilares de la segunda era dorada del Madrid vuelva a su nivel.

Isco y Brahim, dos malagueños en la misma posición

El Real Madrid tampoco busca una guerra directa entre Isco y Brahim. Uno puede ser el reemplazo del otro, pero también puede ser compatibles. Como lo fueron Cristiano y Asensio, por ejemplo. La permanencia de Isco más allá del próximo verano no cerraría las puertas a Brahim, ya que a su corta edad lo importante es que no frene su progresión y no se tenga que echar más piedras a la espalda de las que le corresponde, igual que Vinicius y Rodrygo. Pero, eso sí, Isco tiene ahora más competencia contra la que luchar y lo tiene algo más difícil para salir del pozo en el que se haya desde hace varias semanas.

[Más información: Brahim Díaz, la última joya de la corona de 200 'kilos' del Real Madrid]