Sergio Llull se ha quejado de la actividad en el mercado de fichajes del Barça después del fichaje de Nick Calathes. Un equipo que acaba de renovar al alza a Brandon Davies, Pierre Oriola y Kyle Kuric, ha contratado a Sarunas Jasikevicius como entrenador y mantiene grandes contratos como el de Nikola Mirotic, sigue reventando el mercado de forma exacerbada.

Noticias relacionadas

El de Mahón ha mostrado su malestar por esta cuestión, porque nadie le ponga freno a este descontrol salarial que sigue haciendo la brecha más grande y que sigue siendo incomprensible. "Vaya festival, ¿no?", reaccionaba el base del equipo blanco ante el tuit de la Liga Endesa anunciando la contratación del jugador americano nacionalizado heleno.

Calathes ha hecho oficial su llegada al Barça este jueves y, según las informaciones que han ido anunciando este fichaje, tendrá un salario cercano a los 5,5 millones de euros para las próximas tres temporadas. El griego llega procedente del Panathinaikos donde finalizaba contrato y donde tenía una oferta de contrato bastante inferior a esta.

No ha sido el único madridista que se ha quejado de esta circunstancia. Ante el tuit de Sergio Llull, Edy Tavares también ha reaccionado al fichaje de Calathes. La pregunta que el base lanzaba al aire encontraba respuesta con el caboverdiano. "Tomorrowland", señalaba el pívot entre emoticonos de risa.

Antes, el Barça ha ido oficializando las renovaciones de Brandon Davies, Kyle Kuric y Pierre Oriola, mientras que Ante Tomic, Kevin Pangos, Pau Ribas y, anteriormente, Malcolm Delaney abandonaban la entidad azulgrana. Está siendo un mercado especialmente movido en la ciudad condal y se prevé algún movimiento más.

Sobre todo, la afición espera que finalmente Pau Gasol dé el paso y regrese a casa a jugar sus últimas dos temporadas como profesional. El pívot sigue recuperándose de sus problemas en el pie pero parece que su llegada está muy cerca de cerrarse. Mientras tanto, ante el futuro incierto de la NBA, el español no ve nada claro regresar a la liga norteamericana.

El terremoto de Calathes ha llegado hasta Estados Unidos. Willy Hernangómez reaccionó al tuit de Sergio Llull con una gran cantidad de emoticonos emulando que se parte de risa. No tan lejos, en Burgos, Augusto Lima, también exmadridista como el pívot de los Charlotte Hornets, decía, irónicamente, que le encantan "los fichajes de La Liga para la próxima temporada".

Larkin también se queja

No son los primeros jugadores que se quejan esta semana. Ante las noticias de renovaciones en el equipo culé, se produjo otra reacción de una de las grandes estrellas de la Euroliga: Shane Larkin. Y es que a la figura de Anadolu Efes parece haberle sorprendido el anuncio del Barcelona a tenor de su comentario en Instagram en una publicación que anunciaba el acuerdo.

La queja de Shane Larkin por las renovaciones del Barça

"El Barça debe tener un límite salarial cercano al de la NBA", escribió Larkin. El estadounidense no es ajeno a la actualidad del Barça, que ya trató de ficharle años atrás. Habrá que esperar a ver si no reacciona también ante el fichaje de Calathes.

El proyecto de 'Saras'

Sarunas Jasikevicus era un jugador muy temperamental. Aguerrido, nunca rehuía un contacto o una batalla, de esos que llaman valientes dentro de la nobleza del juego. Amante de las calderas a presión, se crecía cuando todo estaba en contra y buscaba las situaciones más tensas para sacar a relucir todo su potencial.

Como técnico, 'Saras' ha conseguido plasmar su personalidad al completo. No solo recuerda al jugador que dominaba la pista, si no que a veces parece seguir vistiendo de corto porque su carácter sigue ganando partidos. Se trata de espíritu indomable que ni los años ni la pizarra han conseguido cambiar, lo que provoca que sus equipos sean un fiel reflejo de su forma de ser.

Ese hombre irreductible y virtuoso llega ahora al banquillo del Barcelona, donde tendrá que lidiar con un equipo en decadencia lleno de estrellas que no han conseguido funcionar. La famosa mano dura llega a Can Barça, y no es que Svetislav Pesic no la tuviera, si no que su discurso, ya gastado por la fricción con algunas estrellas, calaba cada vez menos hondo.

[Más información: Nick Calathes ficha por Barça: la primera pieza del proyecto Jasikevicius]