A mediados de agosto contamos que la Unión Europea estaba trabajando en una legislación relacionada con los cargadores de móviles. Hoy, la Comisión ha terminado de redactar la propuesta que deberá debatirse entre los estados miembros.

Noticias relacionadas

Aunque el hecho de que se requiera el uso del puerto USB-C para todos los móviles ha centrado las miradas en Apple, la verdad es que hay muchas otras decisiones que afectarán también a los móviles Android.

Menos basura electrónica gracias al USB C

La Unión Europea ha planteado una serie de acciones que deberían tomar los fabricantes de productos electrónicos y que ayudarían a minimizar los residuos generados por esta industria.

Además, haría más fácil el uso de diferentes aparatos, sin perder ciertas comodidades como la carga rápida.

La decisión central es el uso del USB C como el conector universal, algo que entre los móviles Android es una realidad pero que aún no es así en muchos auriculares, cámaras, etc.

Además, se exigiría a las empresas una compatibilidad real entre las distintas tecnologías de carga rápida. Esto es algo complejo de conseguir ya que cada una usa una propia, salvo los que optan por la de Qualcomm, que es propietaria de esa empresa.

Eso sí, no sabemos si esa armonización se dará en 30 W, 50 W o si será obligatoria independientemente de la velocidad.

La parte negativa para el usuario es que nos olvidaremos de tener el cargador en la caja de nuestros nuevos móviles. Es algo que ya hemos visto en el caso de o de los Samsung de gama alta, pero si sale adelante esta propuesta los cargadores se venderán de forma independiente.

Por último, se espera una mejor información para los compradores. La idea es que puedan saber de forma fácil si sus cargadores son compatibles con sus nuevos dispositivos.

Afectará también al cargador de pared

Aunque no se ha especificado en el anuncio de hoy, la Comisión también tiene en cuenta el conector del cargador de pared, que deberá tener también un conector común.

No se ha concretado si sería el USB A tradicional o si se optaría también por el USB C que usan algunos modelos de gama alta actuales en sus cargadores.

Eso sí, por ahora no se ha mencionado en ningún momento la carga inalámbrica, aunque podría ser el próximo caballo de batalla.

Una decisión que no será inmediata

La Comisión ha dado un plazo de dos años para definir finalmente esta propuesta y ponerla en marcha por lo que los fabricantes aún tienen tiempo de maniobra.

Incluso Apple, que es posible que prefiera eliminar todos los puertos de los iPhone antes que pasarse al USB C.

Te puede interesar