Noticias y novedades

El Samsung Galaxy Note 9 tiene la mejor pantalla en un móvil según DisplayMate

El Samsung Galaxy Note 9 ha vuelto a romper récord, y según DisplayMate tiene la mejor pantalla en un smartphone en la actualidad.

14 agosto, 2018 16:00

El Samsung Galaxy Note 9, antes de siquiera ponerse a la venta (aunque se puede precomprar), ya está dando muchísimo de qué hablar. Ahora añade una nueva hazaña a su haber: este Note 9 tiene la mejor pantalla vista en un smartphone según DisplayMate. Así, el hermano mayor del Samsung Galaxy S9 es el nuevo rey en cuanto a paneles se refiere.

El Note 9 presume de tener la mejor pantalla en un smartphone a día de hoy

Hasta ahora, el líder del ranking era el Samsung Galaxy S9, si bien el panel del Note 9 se presupone que es casi exacto al de su hermano menor. El panel Super AMOLED de 6.4 pulgadas de diagonal se postula como la mejor pantalla. El Note 9 tiene un 27 por ciento más de brillo que la generación anterior, y un 32 por ciento más de contraste. Cuando el panel está en blanco, el brillo alto alcanza 710 nits, y 1050 en brillo máximo, todo un récord para un panel OLED.

DisplayMate hace una valoración general de la pantalla, y su resolución es tajante: «La pantalla del Samsung Galaxy Note 9 es la más innovadora y la que posee mayor rendimiento que jamás hayamos probado, rompiendo y estableciendo muchos nuevos registros en rendimiento de visualización.»

Prácticamente todos los años, cuando sale un dispositivo de Samsung, DisplayMate le da la mejor certificación. Ocurrió con el Samsung Galaxy S9, previamente con el Note 8 y también con el Galaxy S8. DisplayMate suele ser un referente en cuanto a análisis de pantallas, aunque pueda parecer que estamos ante cuestiones de marketing. Desde luego, Samsung es especialista en tratar sus paneles AMOLED.

Ahora, con esta premisa queda una última duda. Viendo el ritmo de mejora de los paneles de Samsung ¿romperá récords el futurible Samsung Galaxy S10? Desde luego, las cuotas de calidad que se están alcanzando no hacen más que prever una guerra de pantallas en las que la firma se está postulando como rey absoluta, aunque el tiempo lo decidirá.