Accesorios

No todos los cables USB Type-C funcionan como deberían

Podríamos tener un buen problema con todo esto de los cables USB Type-C, o por lo menos así lo afirma uno de los responsables de los Pixel de Google.

5 noviembre, 2015 18:05

Podríamos tener un buen problema con todo esto de los cables USB Type-C, o por lo menos así lo afirma uno de los responsables de los Pixel de Google.

Creo que ya no hay dudas sobre cuál será el próximo estándar de cables, ese que desterrara de una vez a los microUSB que llevamos usando tanto tiempo: el USB de tipo C tiene todas las papeletas para hacerlo, habiendo aparecido tanto en smartphones como en ordenadores. Incluso el Thunderbolt en su tercera generación adoptará esa forma, dejando a un lado el mini DisplayPort que usaba hasta ahora.

Esto significa que necesitaremos nuevos cables, capaces de usar estas nuevas conexiones, si queremos aprovechar la tecnología todo lo posible. Y según Benson Leung, uno de los responsables en Google de la adopción del USB de tipo C -en dos Pixel, para ser exactos-, todo se tirará por la borda si los cables USB Type-C no están a la altura, algo que ya está pasando.

Como el propio Leung ha publicado en su Google+, «el USB Type-C es un conector pequeño e impresionante, pero me he cansado de los cables que han salido hace poco de terceros que hacen alarde de la especificación». En sus palabras, «no sólo vas a conseguir un comportamiento extraño de estos cables malos… lo que hacen algunos fabricantes es peligroso y descarado».

Leung se ha planteado hacer un blog en el que se dedique a analizar estos cables, pero de momento tenemos análisis bastante completos (en inglés) en su perfil de Amazon y en Google Docs: ha comprado varios cables de diferentes marcas, y los ha analizado bajo el punto de vista de un profesional. Y, como os imaginareis, hay tanto buenas experiencias con cables de Belkin y FRiEQ, como malas experiencias con cables de CableCreation y Orzly.

Cargadores USB, ¿son todos iguales? Una guía que te sacará de dudas

Era de esperar que, con las prisas por llegar los primeros al mercado, y sabiendo que ya comienzan a existir unos cuantos dispositivos que necesitan cables USB Type-C, algunos fabricantes iban a terminar metiendo la pata. Sí, llegar al mercado cuanto antes es importante, pero si lo vas a hacer con un cable que, ni siquiera, va a seguir la especificación USB, ¿de qué vale a los usuarios?

Leyendo las descripciones de Leung que afirman que «este cable podría dañar tu cargador u ordenador» sólo por no seguir la especificación USB, queda claro que las prisas son un muy mal acompañante. Y que tendremos que tener un ojo en los cables que compramos, algo que ya debíamos hacer desde que usamos los microUSB.