Juegos

Probamos Wild Rift: League of Legends para Android es más espectacular de lo que habíamos soñado

Hemos probado Wild Rift y te contamos nuestras impresiones. Así es la versión móvil de League of Legends a la que podrás jugar en Android.

7 diciembre, 2020 20:06

League of Legends Wild Rift estará disponible en España el próximo jueves 10 de diciembre, aunque hemos tenido la fortuna de poder probarlo. Tras varias horas de juego, te contamos las impresiones de un título que no solo promete estar entre los pesos pesados del juego móvil, sino que además tiene todas las herramientas para llegar a serlo.

League of Legends: el juego más popular de PC y su salto al móvil tras una década de éxito

Podríamos decir que el League of Legends es a los deportes electrónicos lo que sería el fútbol al deporte tradicional. Desde su llegada hace más de 10 años, el juego no ha parado de crecer y evolucionar, y no hablamos únicamente del juego, sus multiples parches que arreglaban (y siguen arreglando) todo lo mejorable, sino el ecosistema a su alrededor.

Competiciones que van desde partidas locales a nivel mundial, personas que tienen la oportunidad de ganarse la vida emitiendo sus partidas en directo ante miles de espectadores y toda clase de eventos. Durante sus 10 primeros años, el enfoque de Riot Games (empresa desarrolladora del videojuego) ha sido el de crear el mejor juego posible. No sabría decir con certeza si lo es, pero si que es el que más horas ha conseguido arrebatarme tanto a mi como a mis amigos en todos estos años.

Con su décimo aniversario, la compañía decidió ampliar sus horizontes. Primero llegó Teamfight Tactics (disponible en PC y Android), más tarde Legends of Runeterra (PC y Android), Valorant (PC) y como colofón final Wild Rift, exclusivo en estos momentos para dispositivos móviles.

El mismo juego de siempre, reimaginado desde cero

Para crear un juego nuevo desde cero que se sienta familiar y cercano, en Wild Rift han analizado los elementos que hacen característicos al League of Legends, repensando cómo debería ser la experiencia en dispositivos móviles. Un desafío que no es solo copiar y pegar el juego en la plataforma, sino que plantea varios debates y sus soluciones.

Los controles es uno de los desafíos más difíciles de adaptar. League of Legends está pensado para jugar en teclado y ratón, y ser lo más fiel posible al juego original debe haber sido un reto. El juego funciona a través de la pantalla táctil. Tenemos un joystick a la izquierda y las habilidades a la derecha, junto a un botón grande para los ataques básicos. Si pulsamos los botones, realizaremos la acción sobre el objetivo más cercano, pero si en su lugar deslizamos, podremos apuntar. Resulta extremadamente fácil de controlar y aunque al principio parece que los controles están abultados, al rato de comenzar se siente extremadamente intuitivo.

La tienda de objetos tiene un modo que está genial, y es que en lugar de tener que acceder a ella tendremos accesos directos a comprar los próximos objetos necesarios para completar nuestro equipamiento. Esta parte es genial, porque si no tenemos mucho conocimiento del juego podremos tener una build bien equilibrada simplemente pulsando en siguiente. Del mismo modo, esta ruta de objetos es personalizable y si queremos podremos abrir la tienda para comprar objetos más circustanciales.

El mapa se ha simplificado. Si bien la mayoría de la esencia del mapa original está inalterada, si que nos encontramos con un mapa de tamaño reducido para incentivar a partidas con menor duración de tiempo (prácticamente duran la mitad de una partida de League of Legends normal). El objetivo del juego sigue siendo el mismo, y es que tenemos tres líneas y una jungla en la que lucharán los súbditos y 5 héroes en cada equipo.

Cada línea tendrá tres torres, las cuales nos llevarán al Nexo enemigo, la base que tendremos que destruir antes de que el enemigo nos destruya. Si estás acostumbrado al juego original, te habrás percatado que no hay inhibidores ni torretas que defiendan el Nexo. Eso si, el Nexo se defenderá como si de una torreta gigante se tratara.

Uno de los aspectos más chocantes del mapa es que siempre comenzaremos en el lado inferior. No es que siempre vayamos a comenzar en dicho lado, sino que cuando nos toque jugar en el lado superior, el mapa se pondrá en modo espejo. En el inicio de la partida nos aparecerán flechas indicando en qué lado va la línea solitaria y hacia dónde debe ir la línea en duo.

Hay menos campeones, aproximadamente un tercio de los del juego original. Aunque la esencia de los campeones está ligeramente retocada para una experiencia móvil, cada uno está diseñado desde cero. En el momento de escribir un artículo hay un total de 47 campeones, suficientes para que las partidas sean variadas.

Funciona en prácticamente cualquier dispositivo Android

Lo más impresionante de Wild Rift es sin duda alguna sus escasos requisitos técnicos. Uno de los grandes logros de League of Legends desde sus inicios fue el crear el mejor juego posible que fuese capaz de funcionar en prácticamente cualquier ordenador. Es sin duda alguna el ingrediente secreto de que sea un juego tan popular, y es que no necesitabas ni pagar dinero, ni comprar un ordenador potente.

Y lo han vuelto a hacer. Estos son sus requisitos:

  • Procesador: Quad core a 1,5 GHz o superior.
    • Compatible con procesadores de 32 bits y 64 bits.
  • Pantalla: Resolución HD (1280 x 720) o superior.
  • Memoria RAM: 1,5 GB.

Aunque la mayor parte del tiempo la he pasado jugando desde mi Galaxy Note 10+ (mi móvil personal) hemos querido comprobar cuan ciertos eran los requisitos. Entre los dispositivos que tenía en casa, he podido probar el nuevo juego en una Amazon Fire HD8 (después de instalar la Google Play Store) y el juego ha funcionado a la perfección. Los gráficos al mínimo, eso si, pero la mayoría de la partida funcionando con total estabilidad a 30 imágenes por segundo.

Pensado para todos los públicos…

Más allá  de lo asequible que sea la experiencia en términos de hardware, uno de los mayores desafíos que tenía Wild Rift era convertirse en un juego que fuese amigable con cualquier tipo de jugador. League of Legends siempre ha sido un juego asequible, pero lo cierto es que la barrera de entrada resultaba excesivamente compleja para un juego móvil. Esto no significa que

Nada más comenzar, tendremos un tutorial en el que aprender los aspectos más básicos del juego. Tardas muy poco en hacerte a los controles básicos, ya que están muy bien diseñados en su mayoría. Tras terminar, las primeras partidas que juegas las juegas contra bots, personajes controlados por la máquina y con un nivel mucho más bajo de lo que tendría un jugador que te puedas encontrar más tarde.

Si aún con todo ello se te complica, tienes aún más tutoriales para hacerlos o el modo Cooperativo contra IA, que nos pone junto a otros jugadores a luchar contra la máquina, la cual tiene un nivel inferior al que tendría un jugador.

Como consejo particular para los que estéis comenzando, lo ideal es que escojáis un campeón que os guste y juguéis siempre que podáis con este. En las primeras partidas aprenderás a moverte con él, y una vez sepas, podrás centrarte en comprender el resto de aspectos del juego.

…pero también para el jugador de toda la vida

Una de las razones clave por las que Nintendo ha logrado tanto éxito en sus videojuegos reside en un aspecto clave, y es que son juegos fáciles de aprender, pero difíciles de dominar. Conseguir esto no es fácil, pero cuando un juego lo logra se convierte automáticamente en un éxito. Y Wild Rift es mucho de estos juegos.

Si ya vienes de League of Leguends, ya conoces de qué va el juego, los objetivos a nivel de estrategia, los campeones y sus habilidades. Sí, hay aspectos que cambian en cuanto objetos y habilidades, pero toda la esencia permanece casi intacta. En nuestra prueba, de los campeones disponibles he podido utilizar a algunos de mis favoritos y ya tenía claro como jugar, pero también había aspectos en los que sentía que podía mejorar. El combo de Alistar por ejemplo, es mucho más difícil de hacer con éxito en la versión móvil y, mientras un jugador nuevo tardará en aprender qué es Alistar y qué combo es el que hablo (y es de los sencillos) el jugador experto podrá comenzar a perfeccionar su estilo desde el primer minuto de juego.

Uno de los aspectos que más me ha gustado de Wild Rift es la posibilidad de crear tu propia build de objetos. Desde los ajustes de cada campeón puedes seleccionar los objetos a los que aspiras tener al final de la partida y el orden en el que los irás comprando. Combinar esta característica con la compra rápida y casi automática permite mantener una experiencia mucho más personalizada y adaptada a los gustos y estilos.

Al igual que en el juego original, conocer el mapa, los campeones aliados, los campeones enemigos, que camino debes seguir como jungla, cuando abandonar tu línea para ir a otras o simplemente saber el momento en el que tienes que sacrificarte con tus compañeros son elementos cruciales para perfeccionar tu estilo (y muchos más que hay). Cada partida es distinta, y las posibilidades de mejorar practicando son ilimitadas. Todas estas lecciones las aprenderás jugando por ti mismo y en cierta medida viendo vídeos o streams de otros jugadores.

¿Qué modalidades de juego tienes disponibles? Pues desde el primer día, puedes jugar a Wild Rift en los siguientes modos:

  • PvP: El clásico, 10 jugadores en una partida de 5 contra 5.
    • También existen partidas clasificatorias, pero no se desbloquean hasta alcanzar determinado nivel.
  • Cooperativo contra IA: Ideal para cuando acabas de empezar a jugar.
  • Tutoriales: Tutoriales para jugadores que están aprendiendo a jugar.
  • Práctica: Un modo en el que podremos alterar el juego a nuestro antojo para probar jugadas, combos o determinadas builds. Una herramienta de perfeccionamiento muy útil.
  • Partida personalizada: Ya sea a ciegas (como el PvP normal) o en modo reclutamiento (con el formato de selección de campeón de las partidas clasificatorias). En partida personalizada podrás invitar hasta 9 amigos para que juguéis entre vosotros. Ideal para quedar con tu panda de amigos cuando haya terminado la situación que estamos viviendo.

Legue of Legends allá donde vayas

Cuando presentaron Wild Rift hace un año tuve muchas reservas. Mi perspectiva sobre el juego estaba más centrada en que buscaban llevar una experiencia Lite de League of Legends para alcanzar a los millones de jugadores móviles que no juegan en PC o que tampoco pueden permitirse pasar tanto tiempo en él para una partida (aunque las partidas de LoL duran media hora, entre una cosa y otra casi que necesitas tener una hora libre al menos para echarte una).

Por fortuna, mi mal presentimiento se ha disipado por completo en la primera partida. Aunque no tengas teclado y ratón para jugar, el mapa, controles y mecánicas estén más simplificados que el juego original, no significa para nada que sea una versión hecha para captar viejos jugadores viviendo de la fama de su hermano mayor. Se nota muchísimo que en Riot Games se han tomado en serio el crear la mejor experiencia de juego League of Legends para móvil (y por eso, Teemo no está entre los primeros campeones, gracias Riot).

Seas nuevo o veterano, en Wild Rift te lo vas a pasar genial. La experiencia del juego original es mucho más intensa por estar jugando en una gran pantalla con teclado y ratón, pero para todas esas circunstancias en las que no estás en el momento o lugar de «echarte un LoL», Wild Rift te va a dar toda la diversión que buscas en un juego que 10 años después, está más fresco que nunca.

Como ya mencionamos al principio del artículo, Wild Rift estará disponible para todo el mundo a partir del próximo 10 de diciembre. Si aún no lo hiciste, pre regístrate en Google Play para que se instale en tu móvil nada más esté disponible.

Versión:
Autor:
Requiere