Aplicaciones

UBER confirma su vuelta a España

Más de un año después de que un juez le obligase a cesar su actividad en nuestro país, Uber vuelve a España, esta vez con todos los permisos necesarios.

28 marzo, 2016 08:33

Ha pasado poco más de un año desde que elJuzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid obligase a la aplicación cesar su actividad en España de forma preventiva ante las protestas de determinados sectores del transporte. Hoy se ha anunciado que UBER vuelve a España a través de su perfil de Twitter, concretamente en Madrid.

Como ya adelantamos en Marca El Androide Libre, la empresa tenía planes para desembarcar de nuevo en nuestro país, en esta ocasión con todos los permisos necesarios y con todos los conductores dados de alta como autónomos para cumplir con la legalidad vigente en nuestro país.

UBER vuelve a España profesionalizando su servicio

En esta ocasión los vehículos de UBER contarán con licencia VTC (vehículo de transporte con conductor), que requiere que los clientes reserven el coche con anterioridad (como se hace a través de la aplicación) y, al contrario que las licencias de taxi, no pueden recoger clientes a pie de calle.

Los conductores no podrán unirse sin más

Para evitar que se suspenda su servicio de nuevo, UBER ha optado por profesionalizar su servicio. Los conductores deben contar con una dirección válida, certificado de antecedentes penales, un permiso de conducir BTP y estar dado de alta como autónomo o bien contratado por la empresa. Esto significa que no puedes unirte sin más. También queda por ver cómo afectará esto al coste de los viajes.

Un retorno al que no le faltará polémica

Este movimiento de la polémica aplicación seguramente vuelva a poner en pie de guerra al sector del taxi -que tiene todo el derecho del mundo a defender sus intereses, si bien la quema de coches y métodos similares son inaceptables- pero los grandes beneficiados serán los usuarios, que volverán a tener más opciones a la hora de moverse por las ciudades gracias a UBER, servicios com o Cabify o los tradicionales taxis de toda la vida.