Aplicaciones

La burbuja del Smartphone y las aplicaciones: ¿Mito o realidad?

¿Existe realmente la burbuja del smartphone? ¿Cuáles son los principales indicios que vaticinan un cambio en la industria del móvil y las aplicaciones?

28 octubre, 2015 23:30

Cuando hablamos de mercados, solemos hacer referencia a términos y conceptos sencillos, aplicados generalmente a nuestro ámbito local. En esas maravillosas conversaciones de bar, todo parece realmente sencillo, pero la realidad es bien distinta. Mientras más ampliamos el rango de un mercado, más variables que complican la ecuación aparecen.

En lo que respecta a la economía de un país, algunos movimientos del mercado suelen tener efectos que acaban siendo impredecibles, y ya si ampliamos el ámbito a nivel global, se nos escapa de las manos. Afortunadamente, estos temas de economía suelen escaparse de la naturaleza de nuestro blog, aunque hoy vamos a hablar de uno en concreto que está ganando relevancia en el mercado móvil, el de las burbujas.

¿Qué es una burbuja?

Antes de comenzar a hablar sobre el tema de las burbujas en el mercado móvil, nos conviene entrar en una breve explicación sobre el fenómeno en sí.

Una burbuja es un fenómeno que surge en los mercados, generalmente debido a la especulación. Generalmente pasa cuando aparece un negocio prometedor. Ante la expectativa de altos beneficios, comienzan a llegar especuladores con el objetivo de invertir un dinero en un producto para después venderlo a un precio muy superior.

La consecuencia de este movimiento es que los productos de dicho negocio comienzan a recibir un crecimiento en los precios finales, hasta tal punto en el que ya no existe interés de los millones de potenciales clientes, y los beneficios del negocio decaen de forma abrupta.

Uno de los casos más sonados en España fue el de la burbuja inmobiliaria durante la década pasada, donde la especulación infló el precio de la vivienda hasta un punto en el que los jóvenes ya no podían permitirse una vivienda, lo que llevó a la ruina a varias empresas constructoras, pero no es el único caso. En la historia de la informática también ha habido burbujas como la de la www de finales de los 90, donde un gran número de empresas de Internet crecieron a gran velocidad, para desinflarse al poco tiempo.

Las aplicaciones también sucumben al efecto burbuja

Una vez entendido el concepto de las burbujas, nos toca volver a nuestro territorio que engloba a las tecnologías móviles en general y a Android en particular. El negocio de las aplicaciones ha crecido de forma exponencial desde la llegada de Android e IOS al mercado.

Gracias al éxito de estos sistemas, cualquiera que desarrolle una aplicación tiene un mercado de un gran número de millones de personas que pueden descargar tu aplicación. Hacer una buena aplicación y saber lanzarla en el momento oportuno puede catapultar a cualquier estudiante al pleno éxito, por lo que cada vez hay un mayor interés en el mercado de las aplicaciones.

Conforme han ido avanzando los ecosistemas móviles, ha comenzado a nacer una industria de aplicaciones. Todo el mundo quiere los dulces beneficios de llevar tu aplicación a millones de personas para conseguir dulces beneficios, ya sea a través de la venta directa o mediante la publicidad.

Pero los usuarios no están dispuestos a comprar cualquier aplicación o tener muchas aplicaciones para un mismo propósito, por lo que cada vez es más difícil acceder a esos beneficios en cuestión. Aquí aparecen los grupos inversores, los cuales se dedican a comprar pequeños estudios con potencial para sacar provecho de ellos, como el caso de Quickpick.

En ese caso, aún no sabemos si el grupo que compró esta aplicación tiene un plan real para amortizar la compra o si se trata de pura especulación para poder venderla en un futuro por mayor dinero, pero a decir verdad, no tenemos ni idea sobre que pasará del futuro de esta aplicación, pero todo apunta a que podría sufrir el destino de everything.me, el launcher dinámico.

Esta aplicación nació con la aspiración de convertirse en uno de los mejores launchers gracias a su capacidad de interactuar con nosotros, y recibió una inversión de 35 millones de dólares que acaban en un saco roto debido a que el modelo de negocio de un launcher no aporta los suficientes beneficios, un caso de burbuja en toda regla que llega al mercado de los smartphones.

La burbuja del smartphone, ¿una amenaza a considerar?

Bueno, 35 millones de dólares son muchísimo dinero, pero en el vasto océano de las aplicaciones móviles, una industria con cada vez muchos beneficios realmente no es tanto dinero, además de que se trata de una pequeña aplicación. ¿Podría replicarse cada vez más en el mercado de las aplicaciones móviles? Realmente no podemos determinarlo con absoluta previsión, ya que en ocasiones, las burbujas económicas son imprevisibles incluso para los mejores economistas, pero hay señas de que este fenómeno podría llegar a suceder a mayor escala.

Hemos repasado ligeramente el caso de Quickpick, pero en caso de que el proyecto quebrase, tampoco sería tan grande. Existen dos principales pilares mucho más grandes, cuya caída sería un significativo de que la gran burbuja de las aplicaciones podría llegar a explotar. La primera es WhatsApp. El cliente de mensajería por excelencia es el que más usuarios posee con diferencia, aunque sus beneficios son muchísimo más bajos que los de la competencia, por lo que un mal movimiento podría sentenciarlos de manera definitiva, costándole cara la compra a Facebook.

El segundo caso sería el de Rovio, y es que el estudio creador del popular Angry Birds atraviesa por malos tiempos. Rovio es un estudio que representa perfectamente los valores de una burbuja, al ser una compañía que de la nada acumuló inmensas cantidades de dinero que vino acompañado de un crecimiento del estudio hasta tal punto que el estudio se ha vuelto más costoso que los beneficios que genera.

Quizás incluso la venta de móviles de alta gama podría considerarse una burbuja que podría estallar en cualquier momento. Como hemos ido observando a través de los últimos años, los terminales de gama media cada vez recortan más distancia frente a la gama alta, perjudicando las ventas de los modelos que más beneficios generan a los fabricantes, de tal forma que deben reinventarse cada vez más para perseguir los ansiados beneficios, tal y como nos cuenta el presidente de Motorola Mobility.

¿Creéis que el mercado de los smartphones y sus aplicaciones es una burbuja en si? ¿Cuándo creéis que caerá en picado?