El Androide Libre

Google vuelve a ser investigada por la Unión Europea, y esta vez es por Android

Google vuelve a ser investigado por la Unión Europea, y esta vez Android es el causante de las sospechas.

18 abril, 2016 17:12

Google y la Unión Europea nunca han tenido una buena relación: los estándares europeos de protección al consumidor suelen ser más restrictivos que sus respectivas equivalencias en los EEUU, algo que ha supuesto un dolor de cabeza a las compañías americanas con presencia en Europa. Por ejemplo, todos recordaréis la demanda contra Microsoft por hacer que Internet Explorer fuese el navegador por defecto en Windows, o el lío que ha habido recientemente con el tema de la protección de datos y el llamado ‘Safe Harbor’.

Decimos que ambos no mantienen una buena relación porque el tema ha vuelto a las portadas: la Unión Europea está volviendo a investigar a Google, y esta vez sería a causa de Android, el sistema operativo para móviles que la compañía ha adoptado como suyo.

Según podemos leer en Reuters, Google estaría siendo investigado ahora mismo por posibles presiones sobre los fabricantes que trabajan con Android, presiones encaminadas a seguir estando en lo más alto. Esas acusaciones llevan más de un año sobre la mesa, pero ahora están siendo investigadas por la Comisión Europea.

¿Por qué Google tiene tanto peso en Android?

En realidad Android no es sólo de Google, en su desarrollo han intervenido la friolera de 84 compañías metidos en todo tipo de campos, incluyendo gigantes como Intel, Telefónica o ARM. Su trabajo ha sido el que ha creado Android, pero podemos decir que al final Google es quien tiene un mayor peso en el desarrollo de Android, quienes llevan la batuta que lleva el ritmo de actualizaciones y mejoras.

Google también es determinante en Android por los Google Play Services, unos servicios complementarios a Android en un principio que se han vuelto imprescindibles. Podemos decir que Google ha creado un ecosistema en torno a sus aplicaciones, dejando cojo a Android si no tenemos sus aplicaciones, y los fabricantes están obligados a utilizar este ecosistema si quieren tener el pack de Android completo.

El otro camino es montar tu propio ecosistema, como ha hecho Amazon con su gama Fire, pero no todos los fabricantes pueden -o quieren- lanzarse a la aventura y crear su propio ecosistema. Por no decir que los usuarios de Android están acostumbrados a Google a estas alturas, otro motivo que les fuerza a subirse al carro de la compañía de Mountain View.

¿Por qué está siendo Google investigado por la Unión Europea?

Para que un fabricante pueda usar los Google Play Services, debe aceptar unas condiciones marcadas por Google. Y ahí es donde la Comisión Europea está investigando, porque su objetivo es saber si Google ha utilizado esos Play Services para presionar a los fabricantes y establecer una especie de monopolio.

La Comisión se está centrando en investigar los contratos que mantiene Google con operadoras y fabricantes para obtener respuesta a dos preguntas: saber si Google ha forzado a los fabricantes a no desarrollar versiones alternativas de Android, y saber si Google no ha cortado la competencia al forzar que los fabricantes instalen el paquete completo de aplicaciones de Google.

El primer caso no es nada nuevo entre nosotros: muchos recordaréis que Acer estaba desarrollando una versión propia de Android con la ayuda de China, y Google forzó a Acer a cortar su desarrollo si quería seguir en la Open Handset Alliance. Lo mismo pasó con con HTC y Amazon; los taiwaneses no pudieron trabajar con Amazon si querían seguir con Google.

El segundo caso es algo más complejo, y recuerda al episodio de Europa vs Internet Explorer: el planteamiento es que Google fuerza a los desarrolladores a instalar todas sus aplicaciones sin dejar margen para otras aplicaciones, algo que cortaría las alas a la competencia. Sin embargo, esas aplicaciones pueden estar en Google Play y en Android es sencillo establecer aplicaciones predeterminadas para diferentes tareas. Por ejemplo, en Google Play hay muchísimas aplicaciones de correo que hacen competencia a Gmail, y lo mismo pasa con el calendario, con el navegador web, con el reproductor de música…

En cualquier caso, pasará algo de tiempo hasta que conozcamos cuál es la resolución final de la Comisión ante este tema, pero la polémica está servida mientras. ¿Creéis que la Unión Europea tiene razón al considerar estos movimientos como antimonopolio, o pensáis que Google está en su derecho de hacer con su sistema operativo lo que le apetezca?