Fotograma de Paquita Salas, serie española producida por Netfix.

Fotograma de Paquita Salas, serie española producida por Netfix.

Medios TELEVISIÓN

Netflix aprovecha el vacío regulatorio: ya es la segunda televisión de pago tras Telefónica en España

Los datos a los que ha tenido acceso este periódico indican que la plataforma tiene tres millones de usuarios en España.

Noticias relacionadas

Netflix camina a pasos agigantados para convertirse en la plataforma de televisión con más abonados en España. Desde su lanzamiento en octubre de 2015, el operador en streaming ha sumado la friolera de tres millones de usuarios, según los datos de mercado a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. Una cifra que en solo cuatro años le ha convertido en el segundo operador de pago con más abonados después de Movistar+, la plataforma de Telefónica.

Un crecimiento que ha ido de la mano de un gran vacío de la regulación en España para este tipo de plataformas. Netflix paga menos impuestos de los que debería por su facturación en nuestro país y no abona ni la tasa RTVE ni la de ayuda al cine español, pese a que realiza una actividad idéntica a la de las otras plataformas de pago de las operadoras de telecomunicaciones.

No existen cifras oficiales de Netflix porque la operadora se niega a darlas desglosadas por mercados locales, pero las estimaciones realizadas por varios directivos del sector de medios y las cifras con que trabajan las televisiones de pago indican que estamos hablando de unos tres millones.

Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Movistar+ cerró a mediados de año con 4,1 millones de usuarios, seguido de Vodafone TV con 1,3 millones, Orange con 711.000, y Euskaltel con 460.000. Dicho de otra manera, Netflix no solo se ha convertido en la segunda plataforma de televisión de pago de nuestro país sino que además todos sus usuarios suman más que Vodafone, Orange y Euskaltel juntos. 

6,3 millones de hogares

Pero el resto de plataformas no se quedan atrás. Sin la misma regulación que las plataformas de las telecos o Mediaset y Atresmedia, HBO ya estaría en torno a los 1,3 millones de usuarios, mientras que Amazon Prime Video llegaría a los 1,2 millones. El resto de las OTT en España como Dazn, Rakuten TV, FlixOlé y Sky estarían en torno a los 100.000 usuarios cada una. 

Una cifra global que coincide con el último Panel de Hogares de la CNMC publicado en octubre que indicó que estas plataformas ya se ven en casi 6,3 millones de hogares españoles. El informe correspondiente al primer semestre de este año indica que el 37% de los hogares españoles con internet declaran tener algún tipo de estas plataformas OTT. 

El último dato aportado por la CNMC de manera individual data del primer semestre de 2018 e indicó que Netflix registró 2,05 millones de hogares usuarios en España, es decir el 12,5% de los hogares con acceso a internet. Con estos mismos datos, Amazon Prime Video tenía 656.000 usuarios con un 4% y HBO con 475.000 y un 2,9%.

Directiva europea

Este significa que, en un año, Netflix, HBO y Amazon Primer Video se han puesto al mismo nivel de los grandes operadores de televisión de las telecos, unos datos que preocupan en el sector, precisamente porque se han producido en un contexto de competencia desigual y con unos operadores digitales pagando menos impuestos y menos tasas, lo que les permite realizar una mayor inversión y tener más armas para combatir contra los operadores tradicionales.  

Pese a que la Directiva Europea de Medios Audiovisuales (AVMSD) se aprobó en septiembre de 2018, consagrando el principio de igualdad entre los operadores independientemente del servicio que brindan y de la plataforma que utilizan para proteger mejor a los espectadores, alentar la innovación y promover el contenido audiovisual europeo.

El objetivo del Gobierno es incorporar en la nueva Ley de Audiovisual estas premisas y que estas nuevas plataformas OTT equiparen su carga fiscal a estos players tradicionales, aportando el 5% de sus ingresos operativos para financiar el cine español y el 3% de sus ingresos brutos para financiar RTVE. Adicionalmente, las operadoras de telecomunicaciones pagan un 0,9% extra por la televisión pública, además de pagar el 3% en el caso de las que tienen servicios de televisión.

En estos momentos, Hacienda sigue elaborando el documento con las principales conclusiones de la consulta pública que terminó el 22 de febrero y en la que preguntó a todo el ecosistema cómo debería ser el nuevo sistema de financiación del sector. Ahora toca la audiencia pública en la que el nuevamente se volverá a opinar, esta vez sobre un texto formal elaborado por los ministerios de Economía y Hacienda.

Figuras societarias

Dentro de los asuntos que se tienen que definir en esta audiencia pública -que no tiene fecha- es el cálculo de los ingresos de estos gigantes audiovisuales internacionales, que declaran en España poco o nada. HBO, la única con sociedad en España de las grandes (Home Box Office Spain Ventures SL), solo declaró 3,5 millones de ingresos en 2018 y pagó 108.000 euros en impuesto de sociedades.

La fórmula que explica estos bajos ingresos tiene que ver con la habitual arquitectura fiscal de las tecnológicas en nuestro país -como Facebook y Twitter-, que envían todos sus ingresos a sus sociedades ubicadas en países con mayores facilidades tributarias. A cambio, les emiten facturas por prestación de servicios de marketing y publicidad. Es decir, Facebook España actúa como una agencia de publicidad de la multinacional y no como la recaudadora de sus ingresos publicitarios.

Por su parte, Amazon, Netflix y Sky facturan a sus sociedades matrices o filiales constituidas en Reino Unido y Holanda. En agosto, Netflix abrió dos sociedades: Los Gatos Entretenimiento España SL, para gestionar sus producciones audiovisuales, y Los Gatos Servicios de Transmisión España SL, para servicios de marketing.

Sky, que se estrenó en septiembre de 2017, tampoco opera formalmente en España. Lo hace a través de su sociedad Sky UK, constituida en Reino Unido, mientras que Prime Video depende de la filial audiovisual de la compañía, que opera en Londres, pese a que Amazon tiene más de tres sociedades operando en España.