Una rotativa de un diario en papel en una imagen de archivo

Una rotativa de un diario en papel en una imagen de archivo

Medios PRENSA

Los diarios impresos pierden 1,1 millones de ejemplares desde la llegada del iPhone en 2007

Las seis cabeceras de papel más importantes sumaron una difusión de apenas 451.000 copias en septiembre. 

Noticias relacionadas

La prensa ha encontrado en los smartphones uno de sus mayores aliados en la era digital. De hecho, más del 70% de los lectores de los diarios digitales más relevantes llegan exclusivamente desde estos dispositivos móviles. Una gran paradoja ya que precisamente el nacimiento de los teléfonos inteligentes comenzó a marcar el declive de las ediciones en papel de las grandes cabeceras.

El iPhone de Apple -el primer smartphone- nació el 29 de junio de 2007, el año en que más publicidad ingresaron los diarios de papel y uno de los momentos -quizá el último- más álgidos de venta de ejemplares. Todo era vino y rosas para la prensa impresa que ese curso ingresó 1.300 millones de euros solo por ventas de diarios y que registró una difusión de 1.540.613 ejemplares entre los seis grandes: El País, El Mundo, ABC, La Razón, El Periódico y La Vanguardia. Estos diarios representan más de un tercio de la difusión de todos los diarios de España.

Doce años después y tras varias revoluciones digitales, los ingresos por venta de ejemplares en papel cayeron a los 540,8 millones de euros y la difusión de estas mismas cabeceras (suma de ejemplares vendidos en quioscos, suscripciones y venta en bloque) se ha reducido hasta las 451.148 copias, según las cifras de los propios diarios pendientes de certificar por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD). 

Es decir, en doce años el panorama ha cambiado tan radicalmente que se han perdido 760 millones de euros de venta de ejemplares anuales y más de 1,1 millones de copias de media diaria, un 70% menos. Dicho de otra manera, en septiembre de este año los seis diarios españoles de mayor tirada tuvieron una difusión similar a la que el diario El País registró individualmente hace doce años: 435.083 ejemplares.

Caída por cabeceras

Por cabeceras, las diferencias en esta última década son abismales. Los datos de los propios diarios a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL indican que en septiembre de este año -el último dato disponible- El País registró 109.805 ejemplares de difusión de media diaria, esto es un 10,9% menos en un año y un 23,2% de caída en el acumulado de los nueve primeros meses del año.

La diferencia con los datos de 2007 -cuando nació el iPhone- es de 326.000 ejemplares. El diario de Prisa es además el único que resiste por encima de las 100.000 copias, una cifra que alcanzaban holgadamente todos los grandes diarios hace doce años.

La Vanguardia es el segundo diario por difusión registrando 85.495 ejemplares de media diaria en septiembre, un retroceso del 11,6% respecto de igual mes del año anterior y del 8,4% del acumulado anual. Antes del nacimiento del iPhone y de la proliferación de los smartphones como principal fuente de consulta de periódicos, el diario catalán difundía 213.413 ejemplares al día.

El Mundo cerró el mes de septiembre con una difusión de 78.091 ejemplares, un 13,8% y un 9,9% menos, respectivamente. Hace doce años el buque insignia de Unidad Editorial tenía 336.286 ejemplares. Una situación similar a la de ABC que cerró el primer mes del curso con 66.793 copias, un 13% menos que hace un año y un retroceso del 8% acumulado. Casi una cuarta parte de los 228,158 ejemplares de 2007.

Crecimiento de la prensa digital

La Razón cerró septiembre con 61.607 ejemplares, un desplome mensual del 34,3% e interanual del 19,9%. Hace doce años el diario de Planeta tenía una difusión de 153.024 copias. Por su parte, El Periódico se queda en 49.357 ejemplares y una caída del 10% en las dos comparativas. Esto es casi cuatro veces menos que las 174.000 copias de 2007.

Esta cifras contrastan con el crecimiento de sus versiones digitales. No son datos comparables, pero sí indicadores que reflejan el ocaso de la prensa en papel y el imparable crecimiento de los formatos digitales y los consumos de noticias en dispositivos móviles de la mano del iPhone y todos sus competidores.

De hecho, los últimos datos de Comscore indican que El Mundo -que tiene 78.000 ejemplares de difusión- registró 21,1 millones de usuarios únicos en septiembre; El País y La Vanguardia llegaron a los 19,8 millones, frente a sus 109.805 y 85.495 ejemplares respectivamente; ABC a los 18,5 millones por sus 66.793 ejemplares en papel; y El Periódico llegó a los 10,9 millones de usuarios únicos que contrastan con sus 49.357 ejemplares de media diaria.

La irrupción de la prensa digital ha dado además paso a un nuevo equilibrio de poderes en el que diarios nativos como EL ESPAÑOL, El Confidencial o eldiario.es comienzan a discutir la histórica supremacía de los diarios tradicionales. Sin ir más lejos, EL ESPAÑOL ya tiene 17,1 millones de usuarios únicos y ocupa la quinta plaza de los diarios más vistos de España, mientras que La Razón que es el quinto generalista más leído en papel -con 61.607 ejemplares- no figura entre los diez más leídos de internet. Un verdadero cambio de régimen.