Antonio Jiménez, presentador estrella de Trece.

Antonio Jiménez, presentador estrella de Trece.

Medios TELEVISIÓN

Trece acumula más de 91 millones de euros en pérdidas desde su nacimiento en 2010

La televisión de los obispos reduce sus pérdidas en un 25% durante el año 2018, hasta los 7,6 millones de euros. 

Trece, la televisión de TDT en abierto de la Conferencia Episcopal, no logra salir del bache. Los datos comunicados este viernes a su Junta de Accionistas indican que durante el año 2018 registraron pérdidas de 7,6 millones de euros, un 25% menos que se produce por un aumento del 3% en su facturación.

Sin embargo, esta mejora no ha sido suficiente ya que la cadena de televisión encadena nueve años consecutivos con abultadas pérdidas que suman la friolera de 91,4 millones de euros de pérdidas acumuladas desde su fundación en 2010.

Estas  pérdidas las ha tenido que amortizar la Conferencia Episcopal en sucesivas ampliaciones de capital. En estos momentos los obispos mantienen el 78% del capital de la cadena de televisión.

Respecto a la reducción de pérdidas de 2018, la cadena ha indicado que "esta buena evolución es fruto de una política sostenida de reducción de costes y de un incremento de la cifra de negocio del 3%". Y han agregado que los resultados de Trece para 2018 "continúan con la estrategia de saneamiento de los últimos ejercicios y avalan el nuevo modelo de gestión aplicado a Trece".

Pérdidas acumuladas

No obstante, pese a que se han mejorado las cifras, lo cierto es que la cadena de TDT de los obispos sigue siendo altamente deficitaria, tras una larga travesía en el desierto que continúa una década después de su lanzamiento.

En 2010 se estrenaba con unas pérdidas de 1,5 millones, seguidas de 13,6 millones en 2011, 9,9 millones en 2012, 12,1 millones en 2013, 12,8 millones en 2015 y 11 millones de desequilibrio en 2016 y 2017. 

Durante esta década, la cadena ha apostado por varios modelos, con comercialización conjunta con Pulsa, la exclusivista de las cadenas pequeñas, con Mediaset y en solitario. Y en todas el resultado ha sido igual: una facturación cercana a los diez millones de euros que no cubre costes que han fluctuado entre los 17 y los 20 millones anuales. 

En esta línea y conscientes de que el mercado publicitario no les es favorable, han realizado varios ajustes, de plantilla y de parrilla, para intentar acercarse a números negros. De momento, los resultados de 2018 son sus menores pérdidas desde el año de su fundación, aunque aún queda mucho camino por recorrer.

La Junta de Accionistas de Trece ha nombrado este viernes a Fernando Giménez Barriocanal como presidente y consejero delegado, cargo que compatibilizará con la presidencia del Grupo Cope. A su vez, la Junta ha aprobado la designación de Julián Velasco como responsable directo de Trece.