Logo de la de de la CNMC en Madrid, en una imagen de archivo.

Logo de la de de la CNMC en Madrid, en una imagen de archivo.

Medios PUBLICIDAD EN TELEVISIÓN

El duopolio televisivo convence a parte del consejo de la CNMC de un acuerdo sin multa

El regulador debe fallar el expediente contra el duopolio con una demoledora investigación sobre la mesa.

Noticias relacionadas

Calificado como “el expediente”, el consejo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) tiene desde hace dos meses en su poder el “pliego de concreción de hechos” de la investigación sobre posibles prácticas colusorias de Mediaset y Atresmedia en el mercado de la publicidad en televisión. El consejo del organismo debe fallar antes de agosto de este año, fecha en la que se cumplen los 18 meses que establece la legislación, pero la idea del regulador es poder hacerlo antes del verano.

Según las informaciones confirmadas por este diario, este documento es lo suficientemente contundente y demoledor contra estos dos grupos de televisión. Confirmaría todas las prácticas investigadas y prohibidas por la legislación de Competencia española y comunitaria. Cuenta con argumentos suficientes para fallar en contra de Mediaset y Atresmedia lo que supondría castigarlas con multas catalogadas como “muy graves”. Podrían llegar hasta el 10% de la facturación de cada cadena: entre 90 y 100 millones de euros cada una.

Este pliego de concreción de hechos elaborado por los técnicos de la CNMC, concluye que Atresmedia y Mediaset exigen el cumplimiento de cuotas relativas de inversión publicitaria en sus respectivas televisiones y que, además, fuerzan la contratación conjunta de publicidad en sus distintos canales de televisión a través de la emisión en varias cadenas a la vez (simulcast) de la mayoría de las campañas publicitarias y de la vinculación de paquetes comerciales.

En condiciones normales sería imposible que con estos antecedentes, los dos canales se quedasen sin multa, pero la realidad es distinta. EL ESPAÑOL ha podido confirmar las grandes presiones que estas dos cadenas han ejercido a todos los niveles políticos y mediáticos para poder evadir a la CNMC. Como ya informó este periódico, los dos grupos han ofrecido al regulador un procedimiento de terminación convencional que se salde con una serie de compromisos, pero sin multa ni un fallo exculpatorio. Es en definitiva, un borrón y cuenta nueva. 

5.000 millones en indemnizaciones

Sin fallo, Mediaset y Atremedia no se expondrían a millonarias demandas de otras cadenas de televisión, valoradas en hasta 5.000 millones de euros por algunas fuentes jurídicas. Dinero resultante del excedente que los dos grupos habrían ingresado en un mercado de publicidad “adulterado”, por sus prácticas contrarias a la competencia. 

De esta manera, mediante este procedimiento convencional, los dos grupos se comprometen a acabar con las conductas cuestionadas por el regulador. Con esta propuesta sobre la mesa, los equipos jurídicos de estos dos grupos llevan semanas intentando convencer al consejo de los beneficios de este pacto: si la CNMC acepta el acuerdo sin multa, Mediaset y Atresmedia terminarían de inmediato con estas prácticas prohibidas y el regulador se evitaría, al menos, cuatro años de litigios judiciales.

Tanto Mediaset y Atresmedia reconocen públicamente que no incumplen ninguna normativa con sus prácticas, por lo que recurrirán hasta las últimas consecuencias un eventual fallo desfavorable. Esto supone ir a la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, con un tiempo de resolución de entre los dos y tres años en cada una de las instancias. Además, es conocido el largo historial de multas recurridas y ganadas por los afectados en contra de los intereses de la CNMC.

Esta última propuesta de Atresmedia y Mediaset ya cuenta con algunos adeptos dentro del propio consejo de la CNMC. Según ha podido saber este diario, un puñado de consejeros se decanta ya por esta opción. Consideran que es menos engorrosa y que si se somete al duopolio de televisión a un estricto control durante los próximos años, se conseguirá el objetivo de equilibrar el mercado y quitar el elemento distorsionador introducido por las dos cadenas de televisión.

División de opiniones en el consejo

En el lado de los consejeros que sí consideran que se debe imponer una multa ejemplarizante, se cree que estamos ante la investigación de faltas “muy graves” y que no hay antecedentes de un procedimiento amistoso en este tipo de fallos. Ello, básicamente porque hablamos de conductas que confirman un duopolio que lleva años produciéndose y que no ha sido corregido pese a las reiteradas advertencias del regulador.

En efecto, si nos remontamos a los albores de estas prácticas, se puede comprobar que Mediaset y Atresmedia no solo han distorsionado a su favor el mercado publicitario intentando eliminar la competencia de terceros, sino que, además, han vulnerado las condiciones que la propia CNMC dictó cuando se fusionaron con Cuatro y La Sexta, respectivamente. Incluso estos dos grupos han recibido varias advertencias durante el último lustro, sin modificar ni un ápice sus conductas prohibidas por el regulador.

“¿Por qué van a cambiar ahora?”, se pregunta un directivo televisivo que se ha personado en el expediente como perjudicado por el duopolio televisivo. Este es precisamente el argumento de los miembros del consejo que defienden la multa. En estos momentos, ninguna de las dos corrientes tiene mayoría -la de la multa y la que prefiere un procedimiento amistoso- lo que podría alargar el fallo hasta agotar su plazo legal: 18 meses que terminan en agosto de este año.