Sede del grupo Zeta, en una imagen de archivo.

Sede del grupo Zeta, en una imagen de archivo.

Medios PRENSA

La venta del grupo Zeta se estanca y la banca deja en el aire la quita de la deuda

Noticias relacionadas

La venta del grupo Zeta ha vuelto a encallar. Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL indican que las negociaciones con los posibles interesados han entrado en punto muerto y que, salvo sorpresa mayúscula o un acuerdo de última hora, no habrá una oferta formal en las próximas semanas. Una situación que ha comenzado a intranquilizar a los bancos acreedores que ya no dan por segura la quita del 50% que pedía la compañía para facilitar la operación.

Después de que el grupo Vocento renunciara a comprar Zeta parecía que Prensa Ibérica estaba cerca de adquirir el grupo presidido por Antonio Asensio. No obstante, quienes han seguido de cerca la operación indican que todo se ha paralizado después de que los interesados hayan visto los libros de Zeta y el detalle de sus números.

Fuentes con acceso a estos informes indican que el grupo no solo tiene una deuda cercana a los 100 millones de euros y una capacidad de generar ingresos cada vez más reducida, sino que su compleja estructura de costes y de créditos fiscales hacen casi imposible volver a hacer rentable a la compañía en el medio plazo.

Una operación de 70 millones 

El grupo ha pedido unos 70 millones de euros por todas sus cabeceras que, además, de El Periódico, incluyen un puñado de diarios regionales. De este montante, 50 millones se destinarían a pagar a la banca -si es que se producía la quita- y entre 15 y 20 millones serían para Antonio Asensio. Un precio considerado excesivo por los interesados, al que habría que añadir un importante montante para reflotar la compañía en los próximos años.

Zeta indicó a la banca que la operación -que lleva un año negociándose- debería estar cerrada como tarde en noviembre, pero tras los últimos acontecimientos ya no hay certezas. De hecho, el equipo del presidente Antonio Asensio se reunirá en enero con la banca acreedora para analizar las opciones que se abren a partir de 2019. De momento, la compañía busca alternativas para el pago de seis millones de euros, que probablemente no podrá afrontar antes de cerrar 2018.

En los acuerdos de refinanciación de 2017 la compañía se comprometió a realizar un primer pago antes de cerrar este año, pero los malos resultados conseguidos este curso hacen pensar que será muy difícil cumplir este plazo. Esto ha generado desconfianza entre sus principales acreedores que ya no ven clara la quita del 50% de la deuda -entre 40 y 50 millones de euros- que debería haber facilitado la venta. Caixabank con unos 19 millones y Popular (Santander) con otros 17 millones de euros, son los más expuestos del pool de bancos acreedores.

Reunión con los bancos en enero

En el mercado se daba como segura esta quita de la deuda, pero siempre sujeta a que se cerrara una venta que en Zeta daban por hecha. No obstante, el actual panorama obliga al equipo de Antonio Asensio a buscar soluciones alternativas para poder sacar adelante el pago del dinero adeudado. Una situación que se abordará en la reunión de enero con los bancos.

Los últimos dos años no han sido fáciles para Zeta. Después de firmar en verano de 2017 una nueva refinanciación hasta el año 2022, emprendió un duro proceso de ajustes con cierre de cabeceras y reducción de costes. En un año y medio ha realizado duros Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en El Periódico, Sport y su área corporativa, además de cerrar publicaciones históricas como Interviú, Tiempo y Primera Plana, la última esta misma semana.

El grupo Zeta es dueño de El Periódico, Sport, seis diarios regionales y una docena de revistas entre las que se encuentran Cuore y Woman. Estamos hablando de un grupo que todavía tiene un gran peso en prensa, que es uno de los líderes en Cataluña, tanto en información generalista como deportiva, pero que ha fracasado en su reconversión digital y que no ha podido soportar el declive de la prensa en papel.