Ana Pardo de Vera, directora de Público.

Ana Pardo de Vera, directora de Público.

Medios

Ana Pardo de Vera admite que Sánchez delegó la renovación de RTVE en Pablo Iglesias, que le ofreció la presidencia

La directora de Público ha lanzado un hilo de tuits en el que arremete contra la situación generada en los últimos días, después de que Pablo Iglesias le ofreciese presidir provisionalmente la corporación, y ha cargado contra Iván Redondo, el director de gabinete de Pedro Sánchez, a quien parece responsabilizar en parte del bloqueo de su nombramiento y de la elección posterior de Andrés Gil.

Lo más importante del hilo, más allá del sentido del humor y de su perspectiva subjetiva de cómo transcurrió todo, es el reconocimiento explícito de que Sánchez delegó en Pablo Iglesias la renovación de la cúpula de RTVE. El mismo Iglesias, que conoce perfectamente la importancia de la televisión pública, y que este viernes reconoció que, a su juicio, “los partidos del siglo XXI son los medios de comunicación”.

En este hilo de tuits, la periodista gallega previene a sus seguidores de que se reirán de la situación “pese al ridículo (o por él)”, y explica cuál fue su papel en el nombramiento de un presidente, supuestamente provisional, para RTVE.

Pardo de Vera deja claro que Sánchez puso a disposición de Iglesias los nombramientos en RTVE hasta que el concurso público saliese adelante. En caso de que dicho concurso fuese a producirse algún día. Pedro Sánchez también dijo inicialmente que su presidencia sería temporal hasta que convocase elecciones.

“El lunes me llamó Pablo Iglesias para decirme que el presidente Sánchez y él habían alcanzado un acuerdo para que los nombramientos de RTVE dependieran de Podemos. Quería que yo la presidiera provisionalmente hasta que el método del concurso público saliera adelante”, explica, subrayando a través de un emoji que su respuesta fue de estupefacción. Según ella, inicialmente Sánchez la consideraba “un buen perfil” y consideró que la periodista podía cumplir con el encargo.

Pardo de Vera señala que aunque era “un marrón de proporciones estratosféricas”, estaría “muy bien asesorada” por los “enormes profesionales de RTVE”. A partir de ahí, aparece la figura de Arsenio Escolar, sugerida por Sánchez, y que contemplasen esta opción al menos hasta el jueves. “Confié en que a Escolar y a mí no nos usarían como ariete político”, prosigue. Antes de comprobar que las cosas fueron así.

La entrada de Iván Redondo en las negociaciones supuso un antes y un después. Pardo de Vera no deja de recordar su etapa como asesor del expresidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, y el escándalo de los viajes del expresidente a Canarias para ver a su “pareja”, Olga María Henao, que Redondo no logró desactivar.

Pardo de Vera señala que después comenzaron los ataques en redes a Arsenio Escolar “porque no votaba al PP ni estaba orgulloso de ello, como el expresidente de RTVE”. También afirma que “una webecilla que hace facturas y recibís a medida” -presumiblemente refiriéndose a OKDiario de Eduardo Inda- dijo que Roures quería colocarla en RTVE. “¡Claro! Que las mujeres nunca nos ‘colocamos’ solas ni por méritos, vamos de la manita del hombre de turno”, lamentó.

Pero he aquí que Redondo empezó a decir, según ella, “que por encima de su cadáver iba a ser yo, que el PSOE no me quiere ni en pintura y que soy ‘muy de izquierdas’”. Según ella, eso quiere decir que es “librepensadora, feminista, republicana y defensora de los DDHH de todos, desde Zaplana enfermo a los independentistas encarcelados. Y eso que no sabía que voto a Pacma desde hace años y me iba a cargar los toros si llegaba a RTVE 🐂”

“Y así se pasaron la tarde conmigo y Escolar en el Congreso, con su pelotita: “Ana, sí” - “Ana, no”. “Arsenio, sí” - “Arsenio, no”. El periodismo, por los suelos”, lamenta la periodista, señalando que, mientras, ella se “golpeaba la cabeza por haber dicho que sí aceptaría esa provisionalidad sin olfatear siquiera que semejante espectáculo se pudiera producir. Pardo de pardilla ¡Pobre RTVE!”.

Asegura que el nombramiento de su hermana Isabel como presidenta de Adif, la primera mujer en el cargo, tuvo varias consecuencias. La primera es que sus padres estaban “tan superados con todo que a punto estuvo mi progenitor de irse a dar un paseo... en pijama

“Otra webecilla de ésas que insultan a imagen y semejanza de su dueño publica entonces que el presidente Sánchez nos premia a la familia con el puesto de mi hermana”, señala, refiriéndose a una “información” de Periodista Digital.

A esas alturas, y aunque Pardo de Vera afirmaba que a esas alturas estaba ya recomendando a “un cargo socialista” a Xavier Fortes, portavoz del Consejo de Informativos, Iván Redondo “seguía negándose a poner su cuerpo inerte sobre la mesa para que pasara yo”.

Según la periodista, el nombramiento de Isabel Pardo de Vera supuso el freno definitivo a su candidatura. A Sánchez “se le encendió la luz: ‘no pueden ser presidentas las dos hermanas’” y “zanjó la cuestión, pasada la medianoche, aceptando al grandísimo Andrés Gil”.

“Ay, las meigas libres”, concluye.